Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Varios jóvenes apedrean a la policía al celebrar Halloween

Varios grupos de jóvenes celebraron ayer a su modo la festividad estadounidense de Halloween en la Colonia de Mirasierra (Madrid).Al caer la noche, la emprendieron a huevazos contra los coches particulares, autobuses y taxis que transitaban por la zona. También destrozaron papeleras. Más adelante comenzaron a lanzar piedras e incluso bolsas de basura. La Policía Municipal y Nacional efectuó un espectacular despliegue, con el resultado de un coche celular apedreado y un joven detenido.

Los agentes municipales culparon a los estudiantes de los colegios mayores de la zona. Los agresores -grupos de dos o tres personas- huyeron. "Cada año se desfasan más", protestaban los vecinos.

PASA A LA PÁGINA 3

Unos piden paz y otros dan guerra

VIENE DE LA PÁGINA 1Pedir la paz o dar la guerra. Por la mañana unos 250 jóvenes se manifestaron en Leganés (172.951) para pedir el fin de las agresiones ultras en la localidad, informa Ana Roldán. La protesta, convocada por asociaciones pacifistas y la Asamblea Permanente de Okupas, mostró pancartas del tipo: Basta ya de agresiones fascistas. Acabó junto al campo de fútbol municipal, donde el Leganés se enfrentó al Badajoz. Allí, según los manifestantes, acuden numerosos ultras. La policía que vigilaba el campo recibió algunos insultos de los jóvenes. Algo menos lesivo que las pedradas que por la noche destrozaron la luna de un coche celular en la colonia de Mirasierra.

Allí, algunos jóvenes dieron la guerra para celebrar la noche de Halloween. Los principales incidentes se registraron en las calles de La Masó y de Marbella. Los lanzamientos rompieron las lunas de varios vehículos. Al aumentar la virulencia de los ataques, la policía desplegó sus efectivos por la zona. Detuvieron a Sandro Monticone, de 21 años.

Varios amigos del detenido negaron esta versión y recalcaron que fue aporreado indiscriminadamente por los agentes. Los vecinos mostraron su repulsa por los apedreamientos y llegaron a formar patrullas para evitarlas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de noviembre de 1993

Más información