Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 'cascos azules' esperan que el Rey visite Bosnia en las fiestas de Navidad

"Sería un honor para nosotros recibir aquí a su majestad el Rey", manifestó ayer el jefe de los cascos azules españoles desplegados en Bosnia-Herzegovina, coronel Luis Carvajal, en la base de Medugorje. El coronel aseguró que no hay fecha para la visita real, anunciada el sábado por el presidente del Gobierno Felipe González, aunque admitió que "todo el mundo [en la agrupación] piensa en Navidades por razones simbólicas".Según Carvajal, la visita "sería posible" si no se agrava la situación bélica y daría satisfacción a "un deseo permanente de la Casa Real de tener una presencia aquí". En favor de esta visita juega el éxito del viaje a la zona de González, que consideró "casi perfecto".

Para el jefe de la Agrupación Madrid, nombre del batallón español de la ONU, "no es la mayoría de la población local, ni mucho menos" la que se muestra hostil a los cascos azules. Las continuas acusaciones y obstáculos que se ponen a su actuación forman parte, según el coronel, "de las reglas del juego" de esta guerra en la que ambos bandos "intentan instrumentalizar en su favor" a las fuerzas de la ONU.

A pesar de estos problemas, la Agrupación Madrid continúa su trabajo, según el coronel. Más de 2.800 toneladas de ayuda humanitaria han sido introducidas en el centro de Bosnia por la ruta de montaña las últimas semanas. El sábado, coincidiendo con la visita presidencial, se llevaron 20 camiones a Mostar.

Ayer, un convoy consiguió llegar a Jablanica con suministros para el destacamento español, tras seis días de intentos. En Jablanica se hallan más de 200 refugiados a los que las milicias musulmanas impiden la salida. El batallón español ha elevado el problema al más alto nivel político para conseguir la evacuación.

Una ruta de suministro

Ante el invierno, que se prevé muy duro para la población, la Agrupación Madrid estudia abrir una ruta de suministro a Sarajevo por la Herzegovina, bajo control serbio, ante la dificultad para reabrir la vía principal por el valle del Neretva. El coronel rechazó la viabilidad del proyecto manejado por la ONU para poner al contingente español bajo mando británico."Podría ser admitido", señaló "si el mando [de la brigada conjunta] fuera también español alguna vez", lo que hasta ahora descartan los británicos. "Nosotros también tenemos capacidad para mandar a una agrupación de otro país", advirtió.

Carvajal calificó de "misión durísinia" la que realiza una patrulla española en la parte musulmana de Mostar, sometida a intensos bombardeos. Defendió su utilidad, pues la simple presencia [de los cascos azules] hace que los duelos artilleros sean menores. El pasado jueves, los soldados españoles estuvieron a punto de abrir fuego contra los croatas, que dispararon contra ellos mientras recuperaban un blindado accidentado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de octubre de 1993