Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

En memoria de Ángel Cosmos

Con poco más de 40 años, Ángel Cosmos -que resultaba llamarse en realidad Ángel Cosme Díaz de Rada- ha fallecido en un estúpido accidente automovilístico, llevándose consigo a dos de sus hijos.Periodista formado en Friburgo -donde estudió a fondo la obra de Eugenio de Nora-, después de participar en múltiples aventuras de la contemporaneidad más rabiosa en el campo de la poesía, la música y la plástica en España, se instaló en México, país que en todo momento le ofreció la provocación y la sugerencia que la proteica creatividad de Ángel Cosmos necesitaba como el aire que respiraba.

Allí desarrolló una incesante actividad no sólo como creador, sino como agitador cultural. Entre otras aventuras, pilotó la revista Zoom, puso en marcha la Colección Hispano-mexicana de Música Contemporánea -cuyo último disco compacto dedicó a Rodolfo Halffter, que fue su gran amigo-, creó y presentó emisiones de radio y televisión. Su currículo era impresionantemente enciclopédico. Puede decirse con todo rigor que Cosmos intervino activamente en casi todos los proyectos de acción cultural española en aquel país desde la reanudación de las relaciones diplomáticas.

Después de una fructífera estadía en Banff (Canadá), en 1990, se dedicó al estudio y promoción del arte esquimal en Europa, misión que le había encomendado el Gobierno canadiense. En los últimos meses, Ángel Cosmos intentaba su reinstalación en España -en su Rioja natal- cargado de planes e ideas que seguramente brotarán a este o aquel lado del Atlántico, pues fue mucho lo que sembró.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 1993