Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telón a los títeres para adultos

Las marionetas para mayores del Retiro cierran la temporada con una gran fiesta

Hace ya 15 años que a Francisco Porras, director del Teatro de Títeres del Retiro, se le ocurrió hacer un festival para adultos. Desde entonces, todos los veranos se han celebrado las funciones nocturnas para mayores. Pero hoy llega la despedida, no sólo de la temporada, sino también del festival, que se retira para siempre. Una gran fiesta en el teatrito pondrá el broche a una etapa. Una vez más, no hay dinero.

La retirada se debe, según Porras, a problemas presupuestarios. Este titiritero ha intentado de las maneras más inverosímiles recibir más ayuda municipal: realizó una huelga de hambre delante del Ayuntamiento, y estuvo a punto de prenderse fuego y "guillotinarse" un dedo, también en la plaza de la Villa. "Ahora", dice, "tiro la toalla".Las funciones para adultos se han desarrollado en el Retiro todas las noches, a las 22.30, desde el mes de julio hasta septiembre. Las representaciones corrían a cargo de las mismas compañías que durante el día actuaban para los niños.

El Teatro de Títeres depende de la Concejalía de Cultura y recibió el año pasado 10 millones de pesetas como subvención. Según su director, estaban pactadas 300 funciones al año -la mitad a cargo de Porras y la otra mitad, de grupos contratados por él-, con lo que ha dispuesto, descontando los impuestos, unas 28.000 pesetas para cada una. "No se puede traer a una compañía de afuera por ese dinero, y más sabiendo que montar una obra puede llegar a costar un millón de pesetas", explica Porras.

"Este año reducen un 33% la subvención para los títeres del parque del Retiro. Si tiene que haber menos funciones, quitaremos las de adultos", advierte Porras.

Como despedida de esta experiencia, hoy se celebrará un maratón en el que participan casi todos los grupos que han actuado durante el verano en este teatro, una fiesta que durará, dice Porras, "hasta que no podamos más".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de septiembre de 1993