Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FBI asume la investigación del asesinato del padre de Jordan

El FBI, la policía federal de EE UU, será el encargado de aclarar el asesinato de James Jordan, de 57 años, padre del jugador de baloncesto Michael Jordan. Jordan fue visto por última vez el 22 de julio en Carolina del Norte y su cadáver fue descubierto el 3 de agosto en un riachuelo de Carolina del Sur, lo que ha convertido la tragedia en un caso federal. El FBI persigue varias pistas. El viernes fue arrestado un joven de 16 años, Gary Rodel Farrior, natural de Fayetteville (Carolina del Norte), acusado de haber saqueado el coche del muerto.Rodel Farrior pagó una fianza de sólo 5.000 dólares (unas 700.000 pesetas) porque las autoridades están convencidas de que el joven no tiene nada que ver con el asesinato del padre de Jordan. Rodel fue acusado de allanamiento, hurto y posesión de objetos robados, concretamente las llantas del vehículo y su equipo de música.

El coche de Jordan, un modelo japonés (Lexus 400) de color rojo y valorado en 45.000 dólares (unos 6.3 millones de pesetas), fue descubierto abandonado el 5 de agosto en una zona boscosa en las cercanías de Fayetteville.

Uno de los misterios del crimen es cómo el cuerpo fue a parar a un riachuelo cerca de McColl, un pueblo de Carolina del Sur, a 96 kilómetros al suroeste de Fayetteville. El cadáver fue descubierto por Hal Locklear, un albañil que estaba pescando. "No sabía si era hombre o mujer. Pensé inicialmente que era un maniquí. Estaba enganchado en una rama y parcialmente fuera del agua. Mi primer impulso fue salir corriendo", afirmó Locklear.

El FBI ha calificado el crimen como secuestro. Sin embargo, ningún portavoz de la agencia ha querido pronunciarse sobre el móvil del mismo. Según el agente Chuck Richards, se desconoce si hay demanda de rescate. El caso está repleto de incógnitas. Se desconocen los pasos que dió Jordan después del 22 de julio. Ese día se encontraba en Wilmington, una ciudad en la costa de Carolina del Norte, a 160 kilómetros al Este de Fayetteville, para el funeral de Willie J. Kemp, un compañero de trabajo. Después del funeral, Jordan visitó a la viuda en el pueblo de Atkinson, a 32 kilómetros al noroeste de Wilmington. A las 21.00 horas se despidió para acompañar a una amiga, Carolyn Robinson.

El 4 de agosto se le realizó una autopsia y se determinó la causa de la muerte: una herida de bala en la parte superior derecha del, pecho. Debido al avanzado estado de descomposición y a la falta de documentos de identificación, el forense decidió incinerar el cadáver. El médico tuvo la previsión de guardar los dientes y los dedos de las manos, y una semana más tarde, a través de radiografías dentales, se identificó a James Jordan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de agosto de 1993

Más información

  • Un joven de 16 años, detenido por saquear el coche del muerto