Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trámites burocráticos retrasaron la salida de Al Kassar de la cárcel

El traficante de armas sirio, Monzer al Kassar salió a última hora de la tarde de ayer de la prisión madrileña de Alcalá-Meco, después de haber abonado tres fianzas por un importe de 2.005 millones de pesetas. La Audiencia Nacional le impuso el pago de 1.000 millones por obtener la libertad provisional por su presunta implicación en el secuestro del buque Acchille Lauro, ocurrido en 1985, y otros 1.000 para asegurar las responsabilidades civiles por este asunto, aparte de otros cinco millones por a causa relativa a su extradición a Argentina. Problemas burocráticos retrasaron ayer su puesta en libertad, que se produjo a las nueve de la noche.

A la salida de la cárcel, Al Kassar, al que esperaban su mujer y su hija, declaró que se sentía "muy bien" y que había sido víctima de una conspiración". "14 meses y 14 traslados. Yo siempre he confiado en mis abogados y en la justicia. La justicia ha llegado tarde y al final ha venido". EL único deseo de Al Kassar era "recuperar el tiempo perdido" con su mujer e hija "que han sufrido mucho". Al Kassar terminó sus breves declaraciones con un "Dios es grande". Sus abogados, José Luis Sanz Arribas y Ernesto Díaz-Bastién, manifestaron que Al Kassar "va a luchar por demostrar su libertad".A lo largo de la tarde, los letrados de Al Kassar manifestaron su malestar por la tardanza en la llegada del auto de la Sección Segunda de la Audiencia Nacional que decretaba la libertad del traficante de armas, aunque añadieron que era "normal" que en estas situaciones surgieran problemas burocráticos. Sanz Arribas y Díaz-Bastién acudieron a la prisión sobre las dos de la tarde. Ambos comentaron que su cliente se encontraba "muy contento" por la decisión de los jueces.

Los magistrados José Antonio Jiménez-Alfaro, Manuel Trenzado Ruiz y Jerónimo Barnuevo reconsideraron su anterior decisión de hace 20 días de mantener recluido a Al Kassar mientras su extradición a Argentina no fuese ratificada por Consejo de Ministros. El jueves, los tres magistrados dieron marcha atrás, considerando la entidad del delito que se le imputa en este país, la situación del expendiente y "el posible tiempo de demora en la entrega".

Las fianzas aportadas por Al Kassar fueron 200 millones, un cheque del Banco Bilbao Vizcaya y sendas hipotecas sobre el palacio Mifaldi de la urbanización Atalaya Río Verde, en Marbella, y un chalé en la urbanización Nueva Andalucía, ambas propiedad del procesado.

Al Kassar "ha dicho que no va a aprovechar su libertad para escapar de la justicia", declararon sus abogados. "Se dedicará a luchar para demostrar que es inocente", agregaron.

El supuesto traficantes de armas sirio deberá comparecer a las doce de la mañana de hoy en el Juzgado Central de Instrucción numero 5 de la Audiencia Nacional para realizar algunos trámites burocráticos. Después partirá hacia Marbella (Málaga).

Al Kassar deberá presentarse cada 15 días en la comisaría de Policía de Marbella o en el cuartel de la Guardia Civil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de julio de 1993

Más información

  • El traficante de armas dice que ha sido "víctima de una conspiración"