Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez provincias concentran al 85% de los inmigrantes

El Gobierno está "preocupado" por la concentración de inmigrantes en diez provincias, donde viven en la actualidad, aproximadamente, el 85% del total de los extranjeros que hay en España , según informó ayer Fernando Puig de la Bellacasa, director general de Política Interior.Puig de la Bellacasa, que participó en el seminario sobre Inmigración y racismo que se desarrolla de la Universidad Menéndez Pelayo de Santander anunció que el Gobierno reformará el reglamento de Extranjería "para garantizar la estabilidad" de los inmigrantes y "acabar con la maraña burocrática" a la que actualmente deben enfrentarse.

Puig de la Bellacasa reconoció que el problema de la inmigración tiene una "enorme complejidad", antes de explicar que la Administración desea evitar que este problema se convierta en un arma electoralista. "No queremos que el sentimiento de xenofobia que puede haber en la sociedad cristalice en un partido político de extrema derecha", afirmó.

El Ejecutivo español no está cerrado a la inmigración, si los diversos sectores sociales se muestran favorables a que continúe, según el ponente. Puig de la Bellacasa cree que la existencia de inmigrantes ilegales sólo genera la explotación laboral de estas personas y la aparición de fenómenos xenófobos.

Peticionarios de asilo

El Gobierno pretende compatibilizar la flexibilización de las vías de inmigración legal con el aumento de las dificultades para quienes pretenden entrar a trabajar en España de forma ilegal. Para lograr esto último, se continuará con la exigencia de visado para los ciudadanos de determinados países,, se reforzará el control fronterizo y se tratará de evitar la "contaminación" entre los inmigrantes y los peticionarios de asilo. (En la actualidad hay un millón de solicitantes de refugio en los países de la OCDE, mientras que hace diez años eran solamente 52.000).Otra de las medidas que la Administración pretende poner en marcha próximamente está enfocada a la lucha contra los trabajadores clandestinos. Con este objetivo, Interior va a difundir próximamente una circular para lograr una mayor coordinación entre la inspección de Trabajo y la policía para atacar a los patronos que contratan a trabajadores ilegales.

El Gobierno español también está empeñado en "hacer comprender a nuestros socios europeos que España tiene un interés vital en el norte de África", según Puig de la Bellacasa, que se mostró molesto por el hecho de que las ayudas financieras de la CE a países; en vías de desarrollo vayan en sus dos terceras partes destinadas a la Europa del Este, mientras que sólo el tercio restante se emplea en los países del sur.

La posición del Gobierno respecto a la inmigración gravitará sobre tres ejes: cooperación con el desarrollo, integración plena de los inmigrantes en la sociedad y política de control de flujos migratorios, según el director general de Política Interior. "Queremos que no prime ninguna de estas medidas, sino que haya un equilibrio entre las tres", agregó.

Puig de la Bellacasa reconoció también que el plan de cupos para extranjeros diseñado por el Gobierno para dar trabajo este año a 20.600 inmigrantes ha fracasado por el momento, a causa de la crisis económica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de julio de 1993

Más información

  • El Gobierno se muestra preocupado por las actitudes xenófobas