Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sartorius asegura que su futuro partido no rompera Izquierda Unida

Nicolás Sartorius, líder de Nueva Izquierda, aseguró ayer que su proyecto de convertir esta corriente en partido no supone un primer paso para dejar Izquierda Unida (IU). En conferencia de prensa, Sartorius quiso dejar claro "de manera rotunda, contundente, hasta agresiva", que su voluntad es "permanecer dentro de Izquierda Unida".Sus declaraciones obtuvieron rápida reacción por parte de Julio Anguita. El líder de IU indicó que la conversión de Nueva Izquierda en partido político le parece "muy bien, siempre que se respeten los actuales estatutos de la coalición". A su juicio, la creación del partido "es un problema secundario", pues "lo importante es que estén en IU".

Sartorius, flanqueado por otros dirigentes del sector de Izquierda Unida que lidera -Cristina Almeida, Diego López Garrido, Francisco Palero y Franco González-, compareció ante los medios de comunicación para anunciar que la corriente Nueva Izquierda debatirá su conversión en partido en una convención federal que se celebrará a finales de septiembre.

Aunque admitió que en la corriente hay distintas opiniones sobre este proyecto, Sartorius dejó claro su criterio: "Las ventajas de un partido político son todas; las de una corriente, ninguna". Franco González, del Pasoc, agregó que su formación no tendría ningún problema en integrarse en la nueva fuerza política.

Tanto Sartorius como los demás insistieron en que no se plantean ni siquiera un abandono a medio plazo de Izquierda Unida. Según Sartorius, el proyecto pretende, por el contrario, "evitar que IU entre en una lógica de ruptura o desánimo". Cristina Almeida agregó: "El proyecto de IU es nuestro y no renunciamos a él".

Reuniones aburridas

Sartorius restó importancia a la decisión de Nueva Izquierda de no asistir a las reuniones de la presidencia de IU, y anunció que una comisión negociará con la mayoría su regreso a los órganos de dirección "en condiciones de normalidad y decoro". Sartorius admitió, como le ha reprochado el sector de Anguita, que no acudió a las últimas reuniones de la dirección de IU. Aunque al principio alegó que las reuniones se celebran en horas de trabajo, finalmente acabó reconociendo: "No soporto esas reuniones, me aburren, me cansan y me dan dolor de estómago". Y agregó: "Procuraré enmendarme".

No ocultó sus críticas al modo en que el sector que encabeza Julio Anguita negoció con el PSOE un eventual acuerdo de Gobierno. De haber participado su corriente, agregó, "a Felipe González se lo hubiéramos puesto cien veces más difícil [el rechazo a un pacto de izquierdas]". El ex diputado se mostró partidario de "una política de concentración nacional" para superar la "trágica" situación económica de España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de julio de 1993