Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El negocio que tramaba Juan Guerra con Ensidesa era "ruinoso"

El negocio que intentaba Juan Guerra cuando adquirió las fincas de Ensidesa era "ruinoso", según la conclusión a que llegaron ayer, durante el juicio que se sigue en Sevilla contra el asistente de Alfonso Guerra y nueve personas más, los dos peritos de la acusación particular. Florentino del Valle, uno de los técnicos, dijo categórico: "Yo no hubiese hecho nunca esa operación".Del Valle aseguró que, antes de que Juan Guerra y sus socios en la empresa Cimpa pudieran vender a buen precio los terrenos de Ensidesa, tendrían que haber invertido 5.000 pesetas en cada metro cuadrado de zona verde adquirido al precio de 1.400 pesetas. Eso sí, advirtió Del Valle, de haber cuajado la operación -recalificación incluida-, los beneficios hubiesen sido totales.

Pero esto último, según se apresuraron a señalar ayer los abogados de la defensa, es más propio del cuento de la lechera que de un juicio donde tienen que ser analizados hechos concretos. Guerra y sus nueve acompañantes en el banquillo -entre ellos dos altos cargos de Ensidesa ; sus socios en Cimpa, Manuel Macías y Juan José Arenas, y el acalde socialista de Alcalá de Guadaira, Manuel Hermosín- se encontraron ayer con que los peritos de la acusación se convertían en su mejor coartada.

No obstante, los peritos coincidieron en que, dadas las considerables expectativas urbanísticas surgidas en Sevilla ante la celebración de la Expo, el metro cuadrado que Juan Guerra y sus socios consiguieron a 1.400 pesetas podría haber llegado a costar hasta 13.000 pesetas. De hecho, el perito Del Valle llegó a calificar de "técnicamente irreprochable" un informe emitido sobre la operación urbanística por el arquitecto municipal de Alcalá de Guadaira, Ernesto Ollero.

El fiscal jefe de la Audiencia provincial de Sevilla, Alfredo Flores, mantuvo ayer la petición de tres años de cárcel para los 10 acusados por los presuntos delitos de prevaricación y maquinación para alterar el precio de las cosas. Flórez pidió al tribunal que tenga en cuenta los indicios: sobre todo en delitos que, cómo éste, están practicados con especial astucia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de junio de 1993

Más información

  • "Yo no hubiese hecho la operación", afirma un perito de la acusación