Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aplazada la designación de la sede del Instituto Monetario

El Consejo Europeo, que se reunirá los próximos lunes y martes en Copenhague, no cuenta en su orden del día con la designación de la sede del Instituto Monetario Europeo, según la carta de convocatoria que mandó ayer el presidente semestral en ejercicio de la CE, el primer ministro danés, Poul Nyrup Rasmusen.Aunque los doce jefes de Estado y de gobierno pueden incluirlo en el orden del día sobre la Marcha, unas declaraciones realizadas el miércoles por el canciller alemán, Helmut Kohl, indican también que hay pocas esperanzas de que se produzca una decisión. Kohl aseguró, sintonizando con lo que ha dicho también el primer ministro belga y próximo presidente semestral de la CE, Jean-Luc Dehaene, que deberá convocarse una cumbre extraordinaria en otoño para poner en marcha el Tratado de Maastricht y designar la sede del IME. De esta forma, el 1 de enero podrá arrancar la segunda fase de la Unión Económica y Monetaria.

El comisario europeo, Henning Christophersen, en cambio, dijo ayer que "cuanto antes se tome la decisión [sobre el IME], mejor, pues hay que reclutar al personal", dijo. Christophersen considera que es imprescindible para la recuperación económica la consolidación del SME y, más en concreto, el paso a la segunda etapa de la Unión Económica y Monetaria el 1 de enero de 1994, cuestión que significa la creación del IME.

No es ésta, evidentemente, la condición más importante, pero el comisario dejó percibir claramente que un nuevo aplazamiento en, la designación de esta sede y de la persona que deberá presidirlo, no contribuye precisamente a dar mensajes de optimismo y de estímulo a la recuperación.

Christophers,en añadió, como "conclusión política" de las cifras sobre la recesión publicadas ayer, que los márgenes de maniobra para las políticas fiscales serán muy reducidos y "los Estados deberán concentrarse en una mejor utilización de los recursos".

El comisario europeo propugna que una mayor bajada de tipos de interés puede facilitar notablemente las cosas; pero, para ello, considera necesario el seguimiento de programas claros de consolidación fiscal y reducción de los déficits; la continuación de la tendencia a la disminución de la inflación y una mayor flexibilidad del mercado de trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de junio de 1993