Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El club ignora compromisos puntuales de la emisión

Álvaro Gómez, letrado del club, es la única persona que está al cargo de las obligaciones emitidas en su día, según informan en las oficinas del Atlético. A preguntas de EL PALS, Gómez restó importancia al asunto diciendo que "muchas de estas obligaciones deben de estar ya amortizadas", pero no supo especificar su número. "Hace mucho tiempo de esta emisión y habría que buscar en los archivos para actualizar el tema", contestó. De a¿uerdo con los comproraisos firmados, toda la documentación tiene que estar al día.El hecho de que la emisión esté a punto de cumplir ya los 35 años no es óbice para conocer puntualmente su estado. Según consta en sus condiciones, todos los días 15 de enero de cada uno de esos 35 años, que van desde 1960 hasta 1994, ha de ser amortizado un número determinado de obligaciones.

Entre las formalidades del club figura también la de "solicitar cada año, en los primeros cinco días del mes de enero, al Instituto Nacional de Estadística una certificación del índice medio anual del año anterior del coste general de la vida en España para calcular el tipo al que serán amortizados los títulos".

Además, todos los movimientos deben ser conocidos y aprobados por el Sindicato de Obligacionistas Hipotecarios, constituido expresamente "al objeto de regularizar la emisión de las obligaciones". La convocatoria de su asamblea debe ser anual, según los estatutos, por lo que la memoria que debiera presentar en ella tendría quecontener exactamente el estado de la emisión.

Este sindicato tendría que tener aún plena vigencia, pues en su inscripción dice que "su duración vendrá determinada por el plazo de amortización de las obligaciones y alcanzará hasta que ésta se haya realizado en su totalidad".

Gómez emplazó en la conversación mantenida con EL PAÍS el pasado miércoles a conocer en 48 horas la situación de las obligaciones. "Será mejor esperar al viernes, cuando la expedición del equipo habrá regresado de Parma y quizá el presidente, Jesús Gil, tenga algo que decir sobre el caso". El viernes no fue posible la comunicación con el abogado del club en ningún momento y tampoco atendió a los mensajes que se le dejaron en su despacho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de abril de 1993