Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES ANTICIPADAS EL 6 DE JUNIO

Herrero renuncia a ser candidato y juzga "excesiva" la pugna política

Miguel Herrero de Miñón, de 53 años, una de las carreras políticas más brillantes del centro derecha español, comunicó ayer a la junta directiva del PP que renuncia a renovar su escaño en el Congreso de los Diputados. Herrero fue uno de los siete ponentes de la Carta Magna y ha sido diputado ininterrumpidamente desde la legislatura constituyente.En un escrito dirigido al secretario general, Francisco Álvarez Cascos, con la petición de que se incluya en el acta de la sesión, explica:

"Hace tiempo que no tomo la palabra ante esta junta directiva nacional y, muy probablemente, aún pasará más hasta que vuelva a hacerlo. Si hablo ahora, es porque me creo con inexcusable derecho y deber a ello".

"Me lo da, el ser miembro, ya antiguo, del Partido Popular, al que nadie negará cierta contribución a su desarrollo en horas difíciles. Me lo da, el afecto exigente de militantes y electores. Me lo da, mi propia responsabilidad ante la sociedad española. Y hablo aquí en la junta directiva, máximo órgano del partido entre los congresos nacionales. Mis palabras pueden estar equivocadas, pero es claro que no son oportunistas, puesto que van a contracorriente de la euforia reinante y anuncian mi alejamiento cuando más risueñas son nuestras expectativas".

"Razón política"

"No voy a presentarme como candidato a las próximas elecciones generales del 6 de junio. Así lo anuncié en la prensa el pasado 26 de agosto de 1992 y así lo mantengo. No hay para ello ningún motivo privado o personal, sino una razón estrictamente política. No me creo dotado ni para el silencio parlamentario ni para la algarada parlamentaria, sino para la activa participación en el debate positivo y constructivo. No deseo, en consecuencia, repetir la experiencia de la pasada legislatura y creo que mi mejor contribución a la vida pública, puede hacerse, en este momento, al margen de una confrontación que me parece excesiva".

"Porque no pretendo nada, tengo cierta autoridad para aconsejar. El Partido Popular no necesita radicalizar sus posiciones ni sus actitudes ante las próximas elecciones y durante la correspondiente campaña. Debe ser moderado en el fondo y en la forma, en las palabras y en los hechos. Ante los ciudadanos, ante las demás fuerzas políticas, ante las instituciones todas. Debe parecer lo que debe ser. Prudente, tolerante, dialogante y generoso hacia adentro tanto como hacia afuera".

"El partido debe lógicamente aspirar al triunfo; pero no vale todo para conseguirlo. Lo único que vale todo, incluso el triunfo del partido, es el interés nacional, la seguridad de los españoles y el buen funcionamiento de las instituciones constitucionales".

"Para ello, me tendréis como militante del partido", termina su escrito Miguel Herrero de Miñón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de abril de 1993