Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Absuelto el acusado de matar de una paliza a un ejecutivo

El tribunal ha desbaratado la principal hipótesis que compuso la policía para esclarecer la muerte de Javier Caro Pino, de 44 años, directivo de una empresa de informática, que falleció en noviembre de 1989 después de que unos desconocidos le propinaran una paliza. La sentencia de la Audiencia Provincial considera que Juan Antonio Concha, de 33 años, acusado por este homicidio, tuvo una pelea con Caro Pino que no fue determinante para su muerte. El ejecutivo afrontó aquella noche una pelea posterior junto a Pachá que le causó heridas mortales.

El Grupo de Homicidios de la Brigada Judicial de Policía creía haber resuelto el crimen de Pachá (el suceso ocurrió a la salida (le esta discoteca) después de una investigación de novela negra. La matrícula del coche del contricante de Caro Pino, el que podría haberle causado la muerte, estaba garabateada en una tarjeta de visita encontrada en la chaqueta del fallecido. El dueño del vehículo residía en la urbanización El Soto de la Moraleja, pero era su hija la que conducía habitualmente el vehículo sospechoso.La policía mostró la foto de la conductora a los locales nocturnos hasta que los empleados de la discoteca Archy la reconocieron como una clienta. Allí solía acudir con su novio Juan Antonio Concha, de 36 años, ahora absuelto del crimen por el tribunal. Los gerentes del local también precisaron que el fallecido era asiduo del establecimiento.

Concha declaró a la policía que la noche del 1 de noviembre de 1989 mantuvo una pelea con un desconocido en la calle de Fortuny, cerca de la discoteca Archy. El y su novia vieron a un hombre orinando en un árbol (Javier Caro), y la chica hizo "un comentario intrascendente" sobre tal comportamiento, al que Caro contestó con grosería. Entonces Concha golpeó a Caro hasta derribarle. Un vigilante jurado puso fin a la pelea, pero Caro falleció al día siguiente en el hospital de La Paz con politraumatismo.

No existe relación

La sentencia de la Sección Quinta de la Audiencia Provincial, difundida por la agencia Efe, considera probado que la muerte de Jaime Caro "no fue consecuencia ni guarda relación con la disputa que le enfrentó con el procesado".La sentencia precisa que en esta contienda "se produjo un intercambio de golpes que cesó al intervenir en la discusión el vigilante de un edificio, sin que ninguno de los dos contendientes presentara lesiones apreciables". El tribunal absuelve al procesado del delito de homicidio y del de lesiones, "pues para. que éste existiera es necesario que las lesiones hubieran precisado, para su curación, tratamiento médico o quirúrgico". El fiscal pedía una pena de 14 años de prisión.

¿Entonces quién mató al ejecutivo?

Sigue siendo una incógnita. La Audiencia considera que después de aquella primera pelea, Jaime Caro se trasladó a la discoteca Pachá, de donde salió poco después para recoger, en el aparcamiento ubicado enfrente del local, su Mercedes 320. Allí, explica la sentencia, "varios desconocidos le agredieron propinándole golpes y patadas en diversas partes del cuerpo".

Después de aquel segundo enfrentamiento regresó a Pachá y solicitó a un amigo que le acompañara hasta el automóvil. Una vez junto al coche perdió el conocimiento y ya no lo recuperaría más.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de abril de 1993

Más información

  • La muerte de Jaime Caro, ocurrida hace tres años a la salida de Pachá, sigue sin aclararse