Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El INI perdió el año pasado 79.000 millones, un 31,7% más que en el ejercicio anterior

El pasado ejercicio fue para el grupo estatal Instituto Nacional de Industria (INI) tan malo como esperaba. Las pérdidas aumentaron un 31,7% y se situaron en 79.000 millones de pesetas, según el avance de resultados anunciado ayer por su presidente, Javier Salas. El Grupo Teneo, en el que el INI integró las empresas rentables o con futuro, obtuvo unos beneficios de 21.000 millones, pero salvó el ejercicio gracias al grupo ENDESA, que aportó 106.300 millones.

La coyuntura económica no ha sido nada favorable para la evolución del INI, en general, y de su filial Grupo Teneo, en particular, según afirmó Javier Salas. La mala evolución de la economía en 1992 fue especialmente sangrante en siderurgia, defensa, aluminio y transporte aéreo, sectores en los que las pérdidas han sido especialmente significativas. Esta coyuntura no ha permitido al Grupo Teneo desarrollar su estrategia como tenía previsto, de manera que las actuaciones en cartera y mejora de productividad, entre otras, se han quedado a medio camino.Teneo no ha podido estrenar su primer ejercicio con alharacas y sus resultados han supuesto un 22% menos que los correspondientes a las mismas empresas en 1991 (cuando no existía Teneo).

Los ingresos totales del INI se elevaron a 2,208 billones, de los que el 76% provienen de Teneo. Más de la cuarta parte -640.000 millones- proceden de exportaciones. El cash-flow (beneficios más amortizaciones) fue de 182.000 millones.

El endeudamiento de Teneo fue de 1,259 billones, lo que supone el 46% del activo total, siendo sus recursos propios de 834 millones (813 millones de capital). La rentabilidad generada por la utilización de los activos fue del 6,8%, y la rentabilidad sobre el capital, del 2,6%. Este porcentaje queda muy lejos del coste medio de la deuda (12,3%), "por lo que hace muy complicado realizar operaciones para atraer al inversor privado frente a títulos de deuda pública que ofrecen una rentabilidad del 13%", afirma Salas.

De las empresas que quedaron dependiendo directamente del INI (minería, defensa, siderurgia y construcción naval), todas, excepto Motores Barreras, tuvieron pérdidas, alcanzado un total de 100.000 millones de pesetas, frente a 87.000 de 1991. En las empresas del INI bueno, además de ENDESA, la compañía aérea Aviaco (50% Iberia y 50% Teneo) obtuvo beneficios de 1.800 millones, poniendo más en evidencia los malos resultados de Iberia, que perdió 34.800 millones después de haber contabilizado en su cuenta los más de 20.000 millones recibidos del INI por la venta de su sede social.

Este año, según expresó Salas, la situación no permite aventurar mejores resultados que los de 1992. El INI tiene unas necesidades de financiación de 250.000 millones que, según Salas, buscará en los mercados. No obstante, 160.000 millones de esa deuda serán asumidos por el Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de marzo de 1993

Más información

  • El grupo ENDESA, con aportaciones de 106.000 millones, salvó el ejercicio de Teneo