_
_
_
_

Un niño muere cerca de Liverpool en un atentado atribuido al IRA

Enric González

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Dos artefactos explosivos causaron una carnicería ayer en Warrington, muy cerca de Liverpool, al noroeste de Inglaterra. Un niño de cuatro años resultó muerto y otras 47 personas heridas, cinco de ellas muy gravemente, por un atentado en el que no hubo aviso previo y que, a falta de reivindicación, Scotland Yard atribuyó al Ejército Republicano Irlandés (IRA).

El atentado sucedió a primera hora de la tarde, en pleno centro de la ciudad de Warrington , con las calles repletas de transeúntes que aprovechaban el primer sol de primavera y hacían compras. Una media hora antes de la explosión la policía de Cheshire recibió una llamada telefónica utilizando un código desconocido por la policía, para anunciar que una bomba había sido colocada a la entrada de unos grandes almacenes de la cadena Boots. "Para cuando el mensaje pudo llegar a Warrrington las explosiones ya habían ocurrido", dijo el jefe de la policía de Cheshire.La primera explosión causó el pánico y forzó a la multitud a correr hacia el segundo artefacto, que estalló un minuto después. Las dos bombas fueron colocadas en papeleras.

Los testimonios de los supervivientes eran terribles. Según uno de ellos, una de las bombas impulsó hasta una altura de unos diez metros la papelera que la ocultaba "y, tras el estallido, tremendo y largo, dejó la calle llena de cuerpos y escombros". Entre los heridos había, de acuerdo con un testimonio, un niño de unos dos años con las piernas casi amputadas y un hombre que había perdido un brazo.

Los 47 heridos de consideración que ingresaron en el hospital local sufrían amputaciones y heridas en cabeza y estómago. A pesar de que el atentado no había sido reivindicado aún, un portavoz de Scotland Yard afirmó a media tarde de ayer que todo apuntaba al IRA.

La policía británica localizó hace una semana un depósito con 200 kilos de explosivos del IRA en un barrio al norte de Londres y advirtió al público de que el grupo terrorista irlandés estaba preparando una campaña de atentados indiscriminados.

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_