Argelia prepara una gran marcha en favor de la paz

Siete organizaciones y asociaciones argelinas han convocado para el próximo lunes una manifestación monstruo en Argel para protestar contra el terrorismo y reclamar la paz y la estabilidad. Ésta es la primera movilización popular en Argelia desde que se interrumpiera, el pasado 11 de enero, el proceso electoral y se decretara más tarde el estado de excepción, con el que quedaron prohibidas las concentraciones y movilizaciones callejeras.

La llamada a la movilización popular está encabezada por la poderosísima e influyente Organización Nacional de los Muyahidin, o excombatientes de la guerra de liberación, cuyo máximo responsable es el propio Alí Kafi, presidente del Alto Comité de Estado. La manifestación está apoyada asimismo por otras organizaciones vinculadas al poder, como la Unión General de los Trabajadores Argelinos (UGTA), la central sindical más importante del país, o la Unión Nacional de los Cuadros de la Administración.

Varias manifestaciones

La manifestación tiene proyectado comenzar en la plaza de los Mártires, al pie de la alcazaba, donde los integristas son más fuertes, y recorrer el centro de la ciudad hasta la plaza del Primero de Mayo, muy cerca de la sede de la central sindical UGTA. Éste es el recorrido, de unos tres kilómetros de longitud, que habitualmente han efectuado todas las manifestaciones realizadas en la capital en los últimos años.Los convocantes de la marcha de Argel han sugerido que se celebren manifestaciones similares en el resto del país.

La convocatoria de esta marcha es una respuesta a los últimos atentados de la guerrilla integrista, que han costado la vida a un ex ministro y a un miembro del Consejo Consultivo Nacional y provocado heridas en otros dos destacados líderes políticos, entre ellos el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Tahar Hamdi, al que se le han tenido que amputar dos dedos de una mano. Otra víctima de un atentado, Hafid Senhadri, miembro del Consejo Consultivo Nacional, tiroteado el domingo a la salida de su casa, se mantiene en coma en el hospital militar de Ain Naadja. Ayer la radio nacional argelina, en plena ceremonia de la confusión, anunció la muerte del político para desmentirla 10 minutos más tarde.

Como consecuencia de estas confusiones informativas, el delegado de la agencia Reuter en Argelia, John Francis Baggalay, de 54 años, fue detenido durante 24 horas e interrogado por la policía. Mañana deberá comparecer ante un tribunal. Se le acusa de haber difundido la falsa noticia del asesinato del ministro de Juventud y Deportes, citando como fuente la propia policía. La noticia fue desmentida horas más tarde por el Ministerio del Interior en una nota difundida a través de la radio y la televisión. En ella se reconocía, sin embargo, que el atentado había ido dirigido contra otro ministro, el de Trabajo y Asuntos Sociales, que resultó levemente herido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de marzo de 1993.

Lo más visto en...

Top 50