Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irlanda culpa a sus socios del SME de no colaborar en la defensa de su moneda

El ministro de Finanzas, Bertie Ahern, que se ha visto obligado a devaluar un 10% la libra irlandesa, o punt, este fin de semana, criticó ayer duramente a sus socios comunitarios por no haber colaborado lo suficiente con el Gobierno irlandés en la defensa de su moneda. Tras varios meses de ataques especulativos contra el punt, Irlanda tuvo que claudicar el sábado y aceptar, en contra de la saneada situación de su economía, la devaluación de su divisa."Pedimos y no recibimos ayuda de nuestros socios en el Sistema. No ha sido una derrota. Luchamos duramente durante casi cinco meses pero la única ayuda que hemos recibido han sido palabras y éstas no son suficientes. Cuando nuestra moneda ha sido atacada, aquellos que están en la banda alta del Sistema podían haber intervenido comprando libras irlandesas por su cuenta. Pero no estaban preparados para compartir el riesgo".

Ahern ha criticado en repetidas ocasiones el acuerdo entre Francia y Alemania por el que el Bundesbank, banco central alemán, se comprometía defender al franco cuando éste se viera sometido a presiones especulativas.

Por otra parte, informa Javier Ayuso, el ex-primer ministro francés, Raymond Barre, acusó ayer en la localidad suiza de Davos a "los enemigos del Sistema Monetario Europeo" -sin concretar nombres- de atacar al franco francés. En conferencia de prensa, Raymond Barre afirmó que "hay un asalto político al franco y no tiene por qué haber un reajuste, porque si un país mantiene unos buenos indicadores fundamentales y no necesita defender artificialmente su divisa, no tiene sentido devaluarla".

El político conservador añadió que "los ataques contra el franco se están produciendo por consideraciones políticas, porque desde el referéndum francés sobre Maastricht, en el que incluso lucharon por el no, hay una voluntad política de destruir el SME y el entendimiento franco-alemán".

Mientras, en Alemania, el secretario de Estado de Finanzas, Horst Khoeler, criticó abiertamente al banco central, Bundesbank, por mantener los elevados tipos de interés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de febrero de 1993