Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÓRMULA 1

Bravo y Williams no aparecen inscritas para el Campeonato del Mundo .

Las escuderías Bravo, la única española, y Williams, con el título en su poder, no figuran en la lista de inscritos para el Campeonato del Mundo de Fórmula 1 de 1993 que ayer hizo pública en París la Federación Internacional del Deporte Automovilista (FISA). Jordi Gené, el primer piloto de Bravo, mostró su extrañeza y preocupación por este hecho: "Hace tiempo recibí un fax en el que me confirmaron que se había realizado la inscripción. Estoy sorprendido. Me parece preocupante".

Frank Williams, el patrón de la firma británica, reconoció que no ha presentado su inscripción a la FISA, sino a la Asociación de Constructores (FOCA) como lo hizo en los últimos años. Williams realizó los trámites con Bernie Ecclestone, el presidente de la FOCA. Este hecho le sirvió a la FISA para excluirle inicialmente de la lista de inscritos. Otros equipos han manifestado también su intención de participar, pero, por el momento, todavía no han depositado una petición en regla.

Visto bueno general

No obstante, nadie cree que Williams y sus dos pilotos, el francés Alain Prost y el británico Damon Hill, puedan quedarse fuera de la competición. Eso sí, las normas de la FISA dicen que para que cualquier conjunto pueda ser incluido fuera de plazo es necesario obtener el visto bueno de todos los inscritos correctamente. Por ahora, tres de los 13 se han mostrado contrarios a aceptar la presencia de Williams. Sin embargo, se da por descontado que habrá acuerdo antes de que se inicie la primera prueba, en Kyalami (Suráfrica), el 14 de marzo."Yo creo que es más fácil para nosotros lograr este acuerdo de todas las escuderías que para Williams", dijo Gené. Bravo tampoco apareció en la lista de participantes pese a haber pagado los 50 millones de inscripción.

"No sé lo que ha podido suceder", prosiguió Gené; "en los últimos días, los responsables estaban mucho más preocupados por resolver el asunto del patrocinador principal que en cualquier otro. A mí me ha sorprendido que no aparezcamos. Creo que se trata de un tema preocupante, pero no irresoluble del todo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de enero de 1993