Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:LUZ DE GAS

"De oro ya no tengo nada"

Es carcelero mayor del Reino, "por supuesto". Y, sin miramientos, al banquillo con él, más 20 millones de fianza...Pregunta. ¿Recomienda sus colaboradores que le trate de jefe?

Respuesta. No.

P. ¿Qué es el infierno carcelario?

R. Algo que ya no existe.

P. ¿Pervierte tanto el poder como la cárcel?

R. De momento no sé, y veremos luego...

P. ¿Tiene madera de santo o de ministro?

R. De santo, nada.

P. ¿En qué se parece al Papa?

R. Lo mío es más tangible.

P. El beso pastelero de la Jurado y O. Cano, ¿fue amor, publicidad o delito?

R. Parece pastelero, ¿no?

P. ¿Cuándo un beso es corruptor de menores?

R. No sé qué decirle.

P. Los presos son hijos de la sociedad: ¿por qué no se castiga al padre?

R. Más que hijos, son parte de la sociedad.

P. ¿Durmió en una celda?

R. No, no.

P. ¿Qué pasa cuando se juntan presos machos y hembras?

R. Nada fuera de lo normal.

P. ¿Qué aprendió en la cárcel?

R. A escuchar.

P. ¿Cómo es por dentro?

R. Como el más vulgar de los mortales.

P. ¿Reza por los presos?

R. No, no rezo nunca.

P. ¿Existe el preso de su vida?

R. No quiero preso en mi vida, trabajo para los presos.

P. De la condición humana, ¿sabe más Juan Guerra o usted?

R. No sé qué sabe Guerra.

P.¿Le gustaría ver, en vivo, la fuga de un preso?

R. Nooo; tendría que correr para cogerlo.

P. ¿Le tienta escribir novelas de amor?

R. No, no.

P. ¿Sabe lo que es el amor?

R. Sí.

P. En el Congreso dijo un político: "Hay que recuperar la ilusión de estar en la cárcel". ¿Castiga este detalle el nuevo Código Penal?

R. En todo caso hay que recogerlo inmediatamente.

P. El fin de la cárcel y de la prostitución, ¿es el fin del amor?

R. No.

P. ¿Su madre qué dijo al verlo en el banquillo?

R. Se indignó toda.

P. ¿Por qué no se publicita que muchos funcionarios son licenciados, no usan arma y los pueden inflar a bofetadas?

R. Es un error de información.

P. ¿Por qué nadie inventa otra cárcel?

R. Siempre se acaba en la misma.

P. ¿Imagina la mirada de Botín en la cárcel?

R. No.

P. ¿La cárcel es mina de homosexualidad?

R. Mina no; hay más tolerancia.

P. Dicen de usted, "es un politicazo": ¿y qué más?

R. No soy un politicazo, si no no estaría aquí.

P. ¿Es soltero de oro por guapo o por sus pertenencias?

R. De oro ya no tengo nada.

P. ¿No le avergüenza ser del aparato del PSOE?

R. Siempre prefiero ser aparato.

P. ¿Qué es un preso?

R. Una persona privada de libertad.

P. ¿Y una presa?

R. Igual, y, a veces, con hijo...

P. ¿Cómo son los ojos de la cárcel?

R. Tristes, oscuros.

P. ¿Por qué F. González no visita la cárcel?

R. Confía en el ministerio, supongo.

P. ¿Cuántos atentados le amenazaron?.

R. Ninguno.

P. ¿Qué aprendió en el banquillo?

R. A ser paciente.

P. ¿Le escriben los ex presos?

R. Y algunos me llaman.

P. ¿Y alguno le ama?

R. No creo.

P. ¿Es más insertable un etarra o un común?

R. Muchos etarras son muy insertables.

P. ¿El vis-à-vis es amor o un esperpento?

R. Es una expresión del amor.

P. ¿Cuál es su droga?

R. El arte, realmente.

P. ¿Lleva pistola?

R. No, de verdad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de enero de 1993

Más información

  • Antoni Asunción, responsable de prisiones