Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prima reclama al Grupo Torras 9.000 millones por la compra de inmuebles de Ercros

Prima Inmobiliaria, una de las empresas participadas por KIO, reclama al Grupo Torras 9.000 millones de pesetas por varias operaciones en las que adquirió inmuebles de Ercros, según su máximo ejecutivo, John Gómez Hall. El vicepresidente y consejero delegado de Prima asegura que estas operaciones contaban con su oposición y que sólo se llevaron a cabo por "presiones de Javier de la Rosa y Narciso de MIR", ex miembros del equipo gestor de KIO en España. Gómez Hall culpa a De la Rosa y a su principal accionista de la situación de Prima.

John Gómez Hall asegura que una de las operaciones más polémicas de Prima, la compra de edificios a Ercros realizada en 1989, fue una mala inversión para la inmobiliaria. En esta compra, la inmobiliaria pagó 23.000 millones y asumió los gastos financieros de la operación. Gómez Hall ha afirmado de forma tajante: "La operación era mala para Prima y sólo la acepté porque Javier de la Rosa y Narciso de Mir hicieron una enorme presión sobre mí y argumentaron que era bueno para el grupo. Aún así, me negé a que en el paquete se incluyeran unos activos turísticos en Lanzarote como quería Torras".El vicepresidente de Prima, sociedad que está en suspensión de pagos, agrega que gracias a "la compraventa, Quail, sociedad de Javier de la Rosa, cobró una importante comisión que figura registrada en la contabilidad de Prima".Ahora, Prima reclama a Torras 9.000 millones de pesetas por las pérdidas sufridas hasta ahora en ésta operación. "Esto es posible, explica Gómez Hall, porque en el consejo de Prima en el que se aprobó la compra a Ercros, Michael Robinson, uno de los consejeros en nombre de KIO, me preguntó qué opinaba. Antes de que pudiera contestar, De la Rosa se ofreció a firmar un contrato en el que Torras asumía las posibles pérdidas". A pesar de ello, Gómez Hall no expresó públicamente en el pasado estas divergencias ni abandonó sus responsabilidades en la sociedad. El empresario justifica esta actitud con el argumento de que el 6% del capital, que no ha vendido, es su único activo, con el que nunca ha especulado.John Gómez Hall considera que el principal problema de su empresa ha sido la excesiva inversión en relación con un capital muy pequeño. Según afirma, cuando en 1990 planteó propuestas formales de ampliación de capital, Javier de la Rosa y Fouad J. Jaffar, representantes de Torras, "siempre se opusieron con el argumento de que no me preocupara por el dinero".

Débil estructura

Gómez Hall explica que en dos ocasiones los bancos de inversiones Goldman Sachs y Warburg "habían formalizado dos underwriting [aseguramiento de operaciones] con el compromiso de cubrir ampliaciones de capital y el consejo de Prima las rechazó". Según el empresario "el problema de la sociedad era su débil estructura financiera, lo que generaba grandes gastos financieros con un gran proyecto en marcha, Puerta Europa, en Madrid. La crisis inmobiliaria llegó cuando este proyecto no estaba terminado y las ventas se paralizaron".Respecto a las participaciones accionariales en Prima, su consejero delegado afirma desconocer cuáles son exactamente, aunque se muestra moralmente convencido de que KIO posee en tomo al 70%, en lugar del 33% que reconoce. Si KIO tuviera la participación que dice, no le habría costado nada gracias a las operaciones financieras que realizó con éstos títulos, como por ejemplo cuando ofreció las acciones en la OPA sobre Torras. "De todas maneras", señala, "Javier De la Rosa siempre dijo que él era accionista de la sociedad". Respecto a la suspensión de pagos, Gómez Hall afirma que es falso que el grupo de empresas KIO no conociera la situación.

Para intentar salvar la situación, desde el inicio de la crisis de Torras Prima intentó vender la Puerta de Europa, principal activo y principal fuente de gastos financieros. John Gómez Hall afirma que le ofreció a Mahmud Al Nouri, vicepresidente de KIO, la compra de los edificios, por un precio de 40.000 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de enero de 1993

Más información

  • El primer ejecutivo de la inmobiliaria culpa a De la Rosa de la crisis de la empresa