Editorial:Editorial
i

Democracia escolar

POR CUARTA vez desde su creación por la Ley Orgánica del Derecho a la Educación (LODE) se están renovando los consejos escolares, órganos colegiados de gobierno de los centros educativos en los niveles no universitarios. Los altos índices de abstención registrados en comicios anteriores han motivado que las organizaciones sindicales, estudiantiles y de padres de alumnos hayan sentido la necesidad de suscribir un llamamiento a la participación en el que se recuerda el valor educativo de primer orden que representa vivir, enseñar y aprender en democracia.La ausencia de las principales centrales (CC OO y UGT) del acto de la firma del manifiesto responde, como ellas mismas han explicado, aunque tal vez no con la claridad suficiente, más a razones coyunturales de su tensa dialéctica con la Administración que a un desinterés por la vitalidad de la gestión democrática de los centros, en la medida en que ambas organizaciones han sido, precisamente, sus principales adalides. Pero esa sonora ausencia no debería ser reducida demasiado alegremente a la categoría de lo anecdótico porque el talante democrático debe manifestarse siempre, y mucho más cuando la tensión es mayor.

Es impensable que las instituciones democráticas funcionen si el estilo de la vida cotidiana no está en coherencia con lo que se pregona. Y existe el riesgo de que, a pequeña escala, la incoherencia de que hacen gala en este aspecto tantas veces nuestros políticos tenga su reflejo también en el ámbito de la vida escolar. Que las instituciones democráticas de los centros escolares funcionen, que se estimule la participación en ellas, que se mejoren en lo que. tengan de mejorable, que. seguramente es mucho, es importante; pero mucho más lo es asumir con todas sus consecuencias, desde la interioridad individual y colectiva, el sentido de la tolerancia. Ésa debiera ser la aspiración más urgente de todos los sectores de la comunidad escolar: padres, profesores, alumnos y conserjes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de noviembre de 1992.

Lo más visto en...

Top 50