Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La rebelión de dos consejeros del PSOE en Telemadrid amenaza los presupuestos de la Comunidad

La abstención de los miembros del Consejo de Administración de Radiotelevisión Madrid (RTVM) Jesús Espelosín y Alicia Acebes -ambos encuadrados en el sector acostista de la Federación Socialista Madrileña- bloqueó ayer la aprobación de los presupuestos del canal de televisión autonómico, cifrados en 17.500 millones de pesetas para el próximo año.

El Gobierno regional tuvo que reconsiderar la presentación de los presupuestos generales de la Comunidad, que ascienden a unos 480.000 millones de pesetas, a la vista de la falta de acuerdo económico en una de sus empresas públicas.El voto en contra de los seis consejeros del PP en RTVM se impuso a la propuesta socialista, quienes presenciaron la rebelión de dos de sus ' cinco representantes y de los otros dos consejeros restantes, de IU.

Alberto Ruiz Gallardón, portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, de la que depende el Consejo de Administración de Telemadrid, aseguró ayer que sin el dictamen favorable del ente no será posible aprobar, los presupuestos generales de la Comunidad.

Izquierda Unida, por su parte, también expresó sus dudas al señalar su portavoz, Isabel Vilallonga, que su grupo no quería "incurrir en ilegalidades".

Mar de fondo

En opinión del portavoz del Partido Popular, "el PSOE pretende cerrar Telemadrid ante la situación de quiebra financiera del ente; nuestra alternativa sigue siendo la privatización de Telemadrid". Ruiz Gallardón puso el dedo en la llaga al criticar que las "peleas internas" en el PSOE madrileño conducen a la "inoperancia del Gobierno regional". En la FSM, el secretario general, Teófilo Serrano, y el presidente del Ejecutivo autónomo, Joaquín Leguina, controlan cerca del 70% de los votos de los afiliados, mientras que el presidente de la federación, José Acosta, cuenta con el 30% restante.El PP exigió ayer la dimisión del director general de Telemadrid, el ex senador socialista Marcos Sanz, tras la abstención de Espelosín y de Acebes.

Según las versiones de distintos consejeros de RTVM, los dos militantes acostistas que se abstuvieron no deseaban responsabilizarse de la mala situación de una sociedad anónima -como es Telemadrid, si bien todas las acciones son de titularidad de la Comunidad. Las deudas de las dos empresas de RTVM -incluida la emisora Onda Madrid- ascienden a más de 30.000 millones. El Ejecutivo de Leguina proyecta subvencionar al canal regional con más de 7.500 millones de pesetas en 1993.

El informe del Consejo de Administración sobre los presupuestos de RTVM, aunque es preceptivo, no es vinculante para la Asamblea. La ley de creación del ente público prescribe que en el caso de que los presupuestos no fueran aprobados por mayoría, se deberá remitir el anteproyecto al Gobierno regional para que finalmente éste lo integre en sus propios presupuestos.

En Izquierda Unida se considera que el bloqueo presupuestario planteado por los acostistas es "un ruido de última hora, producido por intereses ajenos a RTVM", apuntó Vilallonga. José Antonio Moral Santín, presidente del Consejo de Administración del ente, se mostró partidario de hacer "los ajustes necesarios para conseguir que haya mayoría de votos" en la aprobación de los presupuestos.

Durante más de dos horas debatieron ayer los portavoces del PSOE y de IU con el consejero de Hacienda, Ramón Espinar, para solucionar el conflicto presupuestario. En la sesión también participaron técnicos de la Comunidad y diputados de ambas formaciones políticas. Espinar ha solicitado un informe jurídico sobre la legalidad de un proyecto de presupuestos de la Comunidad en el que no se integren las partidas de RTVM. Pero cree posible la presentación en breve del proyecto de ley de presupuestos para 1993 en la Asamblea de Madrid, acto que, según fuentes de la Asamblea, no se realizar después del próximo martes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de noviembre de 1992

Más información

  • Los dos acostistas se abstuvieron en la votación de las cuentas pactadas con IU