Francia entrega a Mamarru, el dirigente que ETA exigió excarcelar como interlocutor de la banda

El Gobierno francés entregó ayer a España al etarra Isidro María Garalde, Mamarru, de 41 años, cuya extradición acordó en junio de 1991. La entrega del que fue número tres de la banda tiene especial significado. ETA reclamó reiteradamente su excarcelación -así como la de Juan Lorenzo Lasa Mitxelena, Txikierdi, extraditado en abril- para sumarse a una negociación con el Gobierno. La entrega de ambos se produce tras fracasar los ensayos de diálogo.

El Ejecutivo francés trasladó ayer tarde desde París a Madrid a uno de los etarras presos en ese, país con mayor peso de la banda: Mamarru, capturado en el vecino país en 1990, donde cumplió una leve condena por asociación de malhechores. Su entrega se produce a raíz de un sumario instruido por el juez Baltasar Garzón, tras el lanzamiento fallido el 16 de abril de 1982 de una granada contra un microbús militar en Barcelona.Henry Parot, jefe del comando itinerante francés e involucrado en dicha acción, declaró que Mamarru les dio las granadas, les enseñó cómo confeccionar el lanzagranadas y a usarlo. Mamarru actuó como "cooperador necesario", lo que podría suponerle de 20 a 30 años de cárcel.

La Cámara de Acusación del Tribunal de Apelación de Douai (Francia) acordo la extradición de Mamarru el 20, de octubre de 1990. Tras ser recurrida tal decisión por el etarra, el tribunal de casación francés desestimó tal intento de frenar su entrega en enero de 1991. El Ministerio de Justicia francés en junio de 1991 acordó su extradición. Sin embargo, el Ejecutivo dejó en suspenso su ejecución hasta ayer.

Desde entonces, se han sucedido los contactos infructuosos del Ejecutivo hacia los potenciales interlocutores de ETA, sea a través de Eugenio Etxebeste, Antxon, deportado en Santo Domingo, o de José Luis Arrieta Zubimendi, Azkoiti, excarcelado por Francia.

La entrega de Mamarru se produce, según fuentes de la Audiencia Nacional, antes de que la justicia francesa se pronunciase sobre otra causa: el atentado del 7 de mayo de 1981 en Madrid que causo' heridas graves al teniente general Joaquín de Valenzuela, jefe del Cuarto Militar de la Casa Real, y la muerte de otros tres militares, acción para la que Mamarru entregó el explosivo, según Parot.

La justicia francesa ya denegó su entrega por el asesinato en Madrid del teniente general Luis Gómez Hortigüela, de dos coroneles y de un chófer el 25 de mayo de 1979. Mamarru también dio granadas y metralletas a los itinerantes. Francia ventiló de un plumazo la petición de entrega por pertenecer a ETA, según se desprendía de los papeles de Sokoa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS