Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un agente que se ha sentado dos veces en el banquillo

Victoriano Gutiérrez Lobo fue condenado el 7 de septiembre de 1988 a 20 años y un día de cárcel por la detención ¡legal con desaparición forzosa de Santiago Corella, El Nani; a nueve años por un delito de falsedad continuada, y a dos meses por torturas a Soledad Montero, esposa de Corella.A similares penas fueron condenados el entonces comisario Francisco Javier Fernández Álvarez y el inspector Francisco Aguilar González. Los tres agentes fueron penados también a pagar 15 millones a la familia Corella.

Según la sentencia, El Nani fue torturado tras su detención, el 12 de noviembre de 1983, para que confesase su presunta participación en el atraco a una joyería madrileña. Ante el estado físico. de Corella, debido a los malos tratos, los agentes decidieron sacarle de su brigada "para de este modo poder aparentar que se les había fugado, lo que efectúan los tres indicados procesados, solos o en colaboración con otra u otras personas no identificadas, trasladándolo a un lugar no determinado que hasta la fecha no han querido revelar, careciéndose desde entonces de toda noticia sobre su situación y paradero", dice la sentencia.

Gutiérrez Lobo y Femández Álvarez volvieron a sentarse en el banquillo de los acusados en noviembre de 1988. En esa ocasión fueron juzgados por la Audiencia Provincial de Santander en torno a su presunta participación en la denominada mafia policial. Los dos policías, que se enfrentaban a una petición fiscal de seis y tres años de cárcel,, respectivamente, salieron en ese caso absueltos.

Menos suerte,tuvo Francisco Javier Fernández Álvarez en diciembre de 1991, cuando la Audiencia Provincial de Madrid le impuso 100 años de cárcel por asesinato, robo con homicidio y falsificación de documento en relación con el caso Corroto: la muerte de tres delincuentes habituales, a los que la mafia policial mató para quedarse con el botín del atraco perpetrado el 12 de junio de 1984 en una joyería de la calle Atocha, en Madrid.

El único permiso penitenciario de los tres condenados por la desaparición de El Nani que ha trascendido hasta ahora es el que, en junio del pasado año, obtuvo el ex inspector Francisco Aguilar González, a quien el juez de Vigilancia Penitenciaria concedió una salida de tres días, también en contra del criterio de Instituciones Penitenciarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de agosto de 1992