Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reconstruidas las chabolas de Los Focos quemadas el mes pasado

Las 17 chabolas del poblado de Los Focos (Vicálvaro) que ardieron hace un mes, en circunstancias todavía sin aclarar, ya están reconstruidas. Sus habitantes, miembros de las familias gitanas Montaño y Jiménez Silva, las han vuelto a levantar sin encontrar ningún tipo de oposición municipal.Las viviendas (las quemadas y las nuevas) están situadas en las profundidades del asentamiento, cerca de la M-40 y en la zona del campamento más alejada de los bloques de la avenida de Guadalajara. El poblado de Los Focos debería estar ya desmantelado y sus 220 familias censadas realojadas en viviendas, según la promesa realizada el 28 de noviembre por el delegado del Gobierno, Segismundo Crespo.

Orden de derribo

La reedificación de chabolas no parece tan fácil en el poblado de inmigrantes marroquíes de Peña Grande. Este asentamiento, integrado por 200 infraviviendas en las que malviven unos 600 marroquíes, se encuentra junto a la avenida de la Ilustración, cerca de Puerta de Hierro y en una zona con numerosos chalés.

Este pasado domingo la Policía Municipal, alertada por unos vecinos del barrio, ordenó tirar una chabola que una de las familias afectadas había empezado a reconstruir.

El concejal en funciones del distrito de Fuencarral-El Pardo, Clemente Torres, afirma que "el Ayuntamiento no permitirá que vuelvan a reconstruirse estas infraviviendas, porque la edificación de chabolas es un acto Ilegal". Pero el concejal de Seguridad y alcalde en funciones cuando se quemó el pobado, Carlos López Collado, aseguró este fin de semana que la corporación toleraría un "retorno a la situación anterior al incendio", es decir, que dejaría a los inmigrantes reconstruir sus chamizos.

Otra alternativa, que no goza de muy buena acogida entre los habitantes del asentamiento, es la instalación de tiendas de campaña individuales. Pero esta medida provisional sólo tiene sentido si va acompañada del inicio del ya tantas veces anunciado programa de avales oficiales para que los inmigrantes puedan alquilar pisos.

La Dirección General de Protección Civil se encargaría de la adquisición de las tiendas, pero, según aseguraron algunos portavoces, "para ello es necesario que las autoridades locales nos lo pidan".

El Ayuntamiento, la Comunidad y la Delegación del Gobierno llevan una semana lanzándose balones de uno a otro tejado para solucionar la situación de estas familias. Ayer, los 60 afectados seguían albergados en las tres carpas que Cruz Roja instaló poco después del siniestro del domingo 2 de agosto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de agosto de 1992