El fiscal pide casi 700 años de cárcel y 9.000 millones de multa para 52 acusados por la Operación Mago

La fiscalía antidroga solicitó ayer casi 700 años de cárcel y más de 8.800 millones de pesetas de multa para los 52 procesados por tráfico de drogas y blanqueo de fondos ilícitos en la denominada Operación Mago, que, dirigida por el juez Baltasar Garzón a lo largo de 1990, constituyó la primera gran acción llevada a cabo en España contra el tráfico de estupefacientes a gran escala. Se trata de delimitar responsabilidades en la introducción de más de 6.000 kilos de cocaína y alrededor de 27 toneladas de hachís.Las pesquisas se iniciaron a raíz de las declaraciones voluntarias de Ricardo Portabales, una de las personas que había intervenido en parte de tales negocios ilícitos. La fiscalía, atendiende, a su arrepentimiento, sólo pide para él tres años de prisión y multas de algo más de dos millones.

El fiscal Javier Zaragoza, que firma el escrito de conclusiones provisionales, solicita penas superiores a los 20 años de prisión para cada uno de los presuntos jefes del tráfico de droga en las rías gallegas. En concreto, pide 22 años de cárcel y 1.340 millones de multa para Laureano Oubiña y 16 años y 1.280 millones para su mujer, Esther Lago; 20 años y multas de 200 millones, para José Paz Carballo, y José Manuel Padín Gestoso, Manolo el Catalán; 23 años y 225 millones de multa, para Manuel Charlín Gama, jefe del clan de los Charlínes; 26 años y 200 millones, para el hijo de éste Manuel Charlín Pomares.

Cocaína colombiana

También pide penas de 23 años de cárcel y multa de 225 millones para Alberto Vargas Vera y Alfredo Cordero, considerados ambos como eslabones del cártel de Bogotá y acusados de haber introducido miles de kilos cocaína colombiana en España, a través de Galicia y Portugal. El jefe de esa organización, Antonio Cebollero, ha visto recompensada su colaboración con la justicia tras su detención, ya que la petición de pena del fiscal se ha rebajado hasta los 12 años y un día y multa de 120 millones.Para Carlos Goyanes, el más famoso de los procesados, el fiscal pide 8 años de prisión y multa de 105 millones de pesetas por tráfico de droga. El único hecho que se imputa a Goyanes es la compra de 10 kilos de cocaína a José Manuel Padín Gestoso, en un pub conocido como Moulin Rouge, en Valencia.

El empresario Celso Barreiros ha sido acusado de delito contra la salud pública y depósito de armas. La petición del fiscal se eleva para él a 18 años. También se piden seis años para dos empleados del BBV en la sucursal de Villagarcía de Arosa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de julio de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50