Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pujol asegura que las últimas detenciones de Terra Lliure han ido "más allá del círculo terrorista"

El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, afirmó ayer que la operación policial contra Terra Lliure -que ha supuesto la detención de 27 personas en una semana por orden del juez Baltasar Garzón- ha ido "más allá del círculo terrorista" y se ha detenido a quienes "tienen todo el derecho a ser independentistas sin ser molestados". Pujol, que había mantenido una actitud comprensiva hacia la redada, se hizo eco ayer de] nerviosismo que ésta ha generado entre los nacionalistas catalanes. El Gobierno, a través de su portavoz, Rosa Conde, expresó su respaldo a la operación ordenada por Garzón.

El presidente catalán insistió en pedir a Interior y a Justicia información rápida sobre el alcance de la operación para evitar que parezca "una acción in discriminada" contra el independentismo en vísperas de los Juegos Olímpicos.Pujol pidió también que se investiguen las acusaciones de malos tratos que algunos de los detenidos han formulado. El jueves, el jefe de corrección del Diari de Girona, Carles Buenaventura, militante de Esquerra Republicana, denunció haber sido maltratado en las dependencias de la Guardia Civil en Madrid. Ayer, el médico Oriol Martí, militante del Partit dels Comunistes de Catalunya (PCC), denunció también haber sido torturado con golpes y bolsas de basura en la cabeza que le impedían respirar durante su interrogatorio en Madrid.. También denunció malos tratos el militante Marcel Dalmau.

El alcalde de Gerona, el socialista Joaquim Nadal, exigió ayer el rápido esclarecimiento de responsabilidades y aseguró que es un error "criminalizar de forma global a sectores del independentismo".

Mientras tanto en Madrid, Garzón tomó declaración en la Audiencia Nacional a los nueve últimos detenidos. Siete fueron puestos en libertad.

Por su parte, el director de la Guardia Civil, Luis Roldán, calificó ayer de rotundamente falsas las denuncias de malos tratos y torturas y aseguró que Marcel Dalmau Brunet fue ingresado en el hospital de la Fundación Jiménez Díaz después de golpearse él mismo la cabeza contra la pared del calabozo en la madrugada del pasado día seis.

Tanto Dalmau como Carles Buenaventura, que tras quedar en libertad por orden del juez declaró haber sufrido malos tratos, fueron reconocidos en tres ocasiones por el médico forense, añadió Roldán, Dalmau fue reconocido por tercera vez día cinco a la una de la tarde, sin que el facultativo observara indicios de malos tratos.

En tomo a las cuatro de la madrugada, se oyeron golpes en el calabozo y los vigilantes comprobaron que el detenido se golpeaba la cabeza contra la pared. Tras una cura de urgencia por un médico de guardia del instituto armado se decidió trasladarlo a la fundación Jiménez Díaz, el centro médico más próximo, donde ingresó a las 4.40 horas con choque craneoencefálico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de julio de 1992

Más información

  • El director de la Guardia Civil cree que Dalmau se autolesionó dándose cabezazos