La parcela expropiada por 11 millones se vendió ayer por 1.181

El Ayuntamiento de Madrid vendió ayer la parcela de 4.000 metros cuadrados que hay en la esquina de Víctor de la Serna con Ramón y Cajal por 1.181 millones de pesetas. El precio multiplica por cien el valor por el cual el Ayuntamiento consiguió el solar, en 1986, mediante expropiación forzosa: 11.207.800 pesetas.

Ante las críticas vertidas por los vecinos, que llevan años persiguiendo que dicho solar sea utilizado para dotar al barrio de equipamientos sociales, Gerencia Municipal de Urbanismo emitió ayer una nota oficial explicando que en dicha parcela, dadas sus reducidas dimensiones, no se hubieran podido hacer muchas viviendas sociales. En cambio, "de esta manera", dice la nota, "el Ayuntamiento ha obtenido fondos que se utilizarán para financiar las actuaciones realmente sociales hoy en ejecución: realojamiento de familias procedentes de bolsas de deterioro urbano, financiación de suelo urbanizado para cooperativas y reparación de antiguas colonias donde el promotor ha dejado de hacerse cargo de la conservación".

Por la reversión

El solar de los caballitos, así llamado porque desde hace años está allí instalado un tiovivo, era propiedad de la Comunidad de Propietarios de la Colonia Primo de Rivera. Estos vecinos ofrecieron la parcela al Ayuntamiento a cambio de que éste dotara de equipamientos, al barrio. No hubo acuerdo en cuanto al justiprecio, fijado en 11 millones de pesetas, y, finalmente, cuando ocupaba el socialista Juan Barranco la alcaldía, se expropió la parcela en 1986 por este precio.Los vecinos luchan ahora por la reversión del solar, ya que tras el plan general de Madrid de 1985, la zona está calificada de uso residencial. De ahí que el Ayuntamiento del PP haya podido ahora venderlo para hacer viviendas de precio libre.

El comprador de la parcela es José María Gallego Sánchez, del que el Ayuntamiento no dió ninguna referencia. "Se trata probablemente", dijeron en Gerencia de Urbanismo, "de un promotor inmobiliario. En cualquier caso, el comprador no está obligado a presentar, ningún proyecto. Lo que quiera construir tendrá que contar en su momento con la pertinente licencia municipal".

La Asociación de Vecinos de Prosperidad está estudiando ahora las posibilidades de impugnar la adjudicación. Ésta y otras asociaciones habían negociado con el Insalud la instalación en el solar de un centro de especialidades médicas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS