Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía impide el secuestro de un consejero del BBV e interviene el arsenal del 'comando Vizcaya'

La policía descubrió ayer un habitáculo preparado para albergar a un secuestrado y todo el armamento del comando Vizcaya de ETA en un chalé de Barrika (Vizcaya). Juan Carlos Iglesias Chouzas, Gaddafi, y Javier Martínez Eizaguirre, Javi de Usansolo, se dirigían el martes a secuestrar al consejero del Banco Bilbao Vizcaya Guillermo Barandarian, justo cuando fueron interceptados por la policía en Sopelana, según fuentes del Ministerio del Interior. Si el objetivo fallaba, tenían un sustituto: Emilio Ybarra, presidente del mismo banco.

La detención del grupo de colaboradores y del liberado Javi de Usansolo ha permitido desbaratar el intento de secuestro, que hubiera permitido a ETA renovar sus debilitadas arcas y ofrecer durante meses una imagen de operatividad.El consejero vasco de Interior, Juan María Atutxa, que no facilitó la identidad de la víctima, dijo, sin embargo, que la policía autonómica se había puesto en contacto con la víctima para advertirle que "se ha librado de un buen susto, de un buen apuro, y tranquilizarle. También le hemos advertido", agregó, "que no baje la guardia porque es objetivo de ETA", informa Pedro Gorospe.

Fuentes del Ministerio del Interior confirmaron que el objetivo de los terroristas era Guillermo Barandiarán y Alday, con residencia en Las Arenas, en Getxo (Vizcaya). Barandiarán es consejero del BBV y directivo de empresas como Postes Nervión, Tubos Reunidos, Tableros de Fibras, Kas y Elecnor. Este financiero es viudo de María Victoria Gondra, cuyo padre también fue consejero de dicho banco. No tiene hijos.

'Cárcel del pueblo'

La Ertzaintza intervino a Javi de Usansolo -detenido el miércoles- una nota manuscrita con el nombre y dirección de Barandiarán y su chófer, y en el coche una factura de 130.000 pesetas de un martillo neumático y otras por más de 70.000 pesetas de varías bombas de extracción de residuos. Dichos instrumentos han sido usados para construir la cárcel del pueblo hallada en Barrika, cuartel general del comando en los últimos dos meses.

Según fuentes de Interior, el siguiente candidato al secuestro era Emilio Ybarra, presidente del BBV. Este dato no ha sido desmentido por la Ertzaintza. Ambos figuraban en la lista de secuestrables de ETA desde hace meses, según documentación intervenida a este comando con anterioridad.

El habitáculo contenía dos estancias: una diminuta (unos cuatro metros cuadrados) destinada al secuestrado, y otra un poco más amplia, con baño incorporado y dos literas, que debía albergar a sus guardianes. Estaba perfectamente camuflado en el subsuelo de la casa, bajo unas baldosas reforzadas en su parte inferior con un gran bloque de cemento.

La policía no encontró el escondite en el primer registro de la vivienda efectuado el martes. Los agentes regresaron ayer al caserío tras recibir más información de la Ertzaintza. El dueño de la casa es José Manuel Fernández Pérez de Nanclares, propietario del coche usado por los dos liberados al ser detectados el martes.

En el chalé de Barrika, la policía halló ayer, además, 126 kilos de amonal, cinco subfusiles, otras tantas pistolas, munición, una troqueladora de matrículas, granadas fabricadas por ETA, dinamita, temporizadores y distintos materiales para confeccionar explosivos Y receptores y emisores para su uso en coches-bomba denominados kamikazes.

Daniel Vega, gobernador civil de Vizcaya, señaló ayer que de acuerdo con los datos recogidos en la casa de Bidart (Francia), en la que fue detenida la cúpula de ETA, y las declaraciones de los detenidos, el chalé de Barrika era la última infraestructura de que disponía el comando Vizcaya.

Según Vega, la patrulla del Cuerpo Nacional de Policía. que el martes detectó la presencia de Gadafi y del detenido Javi de Usansolo realizaba una ronda rutinaria. Los terroristas, al sospechar del coche que les seguía, abordaron un vehículo que se disponía a abandonar el lugar, conducido por una mujer, a la que apartaron del volante bruscamente, argumentado que eran policías.

Durante la huida, Javi de Usansolo disparó repetidamente contra sus perseguidos, tras romper la luna trasera del vehículo con su pistola. Los activistas volvieron al chalé de Barrika para coger dinero para huir. El cerco instalado con celeridad por la Ertzantza les llevó a seguir huyendo. En el vehículo usado habitualmente por los terroristas la policía halló, además de armas, esparadrapos, vendas y esposas, que iban a ser utilizadas en el secuestro.

El propietario del coche, José Manuel Fernández Pérez, creyéndose libre de sospecha, optó por denunciar el robo de su vehículo. Pero la policía lo detuvo poco después tras interceptar un mensaje revelador: "Olvídate de nosotros, olvídate del coche, olvídate de la casa".

Mientras, la parte más aparente del cerco policial desplegado por la Ertzaintza para capturar a Gadafi, jefe del comando, en la comarca vizcaína de Uribe Costa fue levantado ayer, aunque continúa la búsqueda, informa Aitor Guenaga. Fuentes de Interior creen que Gadafi sigue escondido en los alrededores de Urdúliz. El lehendakari José Antonio Ardanza respondió ayer al miembro de la Mesa Nacional de HB Jon Idigoras: "No estamos a la caza del hombre", y le pidió: "Si está convencido de que Gadafi es inocente, dígale que se entregue y pruebe que lo es".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de mayo de 1992

Más información

  • Los etarras iban a por su víctima cuando fueron interceptados el martes en Sopelana