Un vértigo llamado Menier

Tres de cada mil españoles entre los 25 y los 65 años padecen el síndrome

Una cosa es el vértigo que muchas personas sienten ante un gran vacío y otra bien distinta es el vértigo patológico que acompaña a enfermedades como la parálisis vestibular; el vértigo posicional, o síndrome de Menier, que padecen hombres y mujeres entre los 25 y los 65 años. Esta enfermedad afecta el oído interno y produce en el paciente pérdida del equilibrio, zumbidos e importante disminución de la audición. En España, tres de cada mil habitantes padece el síndrome de Menier.

Freddy Alberto Martín, de 38 años, casado con dos hijos y jefe de producción en una agencia de publicidad, notó las primeras molestias un día mientras correteaba con sus hijos en un parque. Sintió unos zumbidos muy fuertes en su oído derecho y se le nubló la vista. De repente, todo comenzó a moverse a su alrededor. Fue perdiendo el equilibrio y sin darse cuenta cayó al suelo, dominado por el terror, pues "veía que todo me caía encima", relata. Al igual que este publicista, tres de cada mil españoles padecen el síndrome de Menier, enfermedad muy variable que, según el doctor Joaquíni Poch Brot, catedrático de la Universidad Complutense y director del servicio de otorrinolaringología del hospital Clínico de San Carlos, "es preciso analizar cada caso".

Poch Brot afirma que si los tratamientos médicos no dan resultado hay que recurrir a la cirugía, pero como último recurso. Mil quinientos pacientes se operan cada año mediante cirugía microscópica. "En muchos casos la intervención puede ser conservadora, con lo que se evita que el paciente pierda la audición. La radical, por el contrario, deja sordera como secuela". Según el especialista, la cirugía radical estaría indicada en los casos en que la propia enfermedad lleve a la sordera o aquellos otros en que ya se ha perdido casi la audición, porque el paciente no nota apenas diferencias, y al menos se libera de las crisis de vértigo.

El mundo gira alrededor

El síndrome de Menier produce tres tipos de molestias: sensación de inestabilidad, zumbidos de oídos y pérdida de audición, "pero no quiere decir que todos los que tienen estos síntomas lo padezcan", asegura César Gavilán Alonso, jefe del servicio de otorrinolaringología del hospital La Paz, de Madrid. Según Gavilán Alonso, las causas del síndrome pueden ser otológicas, neurológicas, psicógenas, cardiológicas y vasculares. En su opinión, entre el 25% y el 30% de las personas mayores de 60 años sufren alguna molestia al año relacionada con el síndrome. Pero el auténtico síndrome se caracteriza por que el mundo entero empieza a dar vueltas alrededor del paciente, que pierde el equilibrio y tiene sensación de estar flotando. "Me sentía flojo, sudaba y se me nublaba la vista de repente, hasta perder el conocimiento", explica el publicista, que, tras la operación, ha podido reemprender su actividad habitual.

"Las técnicas de cirugía radical", afirma Gavilán Alonso, "suelen ofrecer mejores resultados, pero tienen el problema de que se pierde completamente la audición en el oído afectado. La cirugía conservadora ofrece resultados más aleatorios, pero el vértigo desaparece en un número considerable de casos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 26 de abril de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50