Arthur Ashe se une a 'Magic' Johnson en la lucha pública contra el sida

Arthur Ashe, el primer y único tenista negro que ha ganado el torneo de Wimbledon, ha anunciado su intención de unirse a Magic Johnson en la lucha contra el sida, que ambos padecen. Ashe, de 48 años, declaró el miércoles en Nueva York que había adquirido el virus durante una operación quirúrgica a corazón abierto, con transfusión de sangre incluida, que le fue practicada en 1983, y que la enfermedad inició su desarrollo en 1988. El ex campeón está siendo tratado con cuatro tipos distintos de medicamentos.

"He visto el trabajo que Magic está haciendo con los niños y creo que podemos unir nuestras manos para hacerlo juntos", explicó Ashe, que formará parte de la comisión contra el sida formada por el presidente estadounidense, George Bush. La respuesta de Magic Johnson no se demoró: "Es preciso tener mucho coraje y fuerza para dar una noticia así. Estoy impaciente por hablar con Arthur y por comenzar a luchar juntos contra esta enfermedad. Estoy seguro de que su voz será fundamental para educar a la gente, en particular a la juventud, y para conseguir los fondos necesarios para el combate"."Los doctores están seguros en un 100% de que contraje el virus en 1983, cuando fui operado", señaló. Sin embargo, el médico John E. Hutehinson, el especialista de corazón del Centro Médico Hackensack que operó a Ashe en 1979 y en 1983, afirmó al respecto: "Es una posibilidad, pero no podemos saberlo". Las dos operaciones fueron realizadas antes de la implantación de controles para determinar la bondad de la sangre empleada en transfusiones.

El tenista señaló que su mujer y su hija de cinco años, Camera, no están infectadas. Ashe se emocionó y tuvo que detener momentáneamente su parlamento cuando se refirió a su hija: "A pesar de que hemos ido preparando a Camera para un momento así, a partir de ahora tendremos que enseñarle a aceptar los comentarios injustos y alejados de la realidad que oirá sobre mí. No estoy enfermo y quiero seguir con mi vida. Sé que la gente reaccionará de distinta forma cuando me encuentre en la calle, pero me siento optimista y sé que lo superaré. No es la primera vez que me enfrento a un problema como éste".

Callejón sin salida

Ashe consideró que su caso y el de Magic Johnson no son del todo equiparables: "Él se encontró en un callejón sin salida, pues no tuvo más remedio que explicar su situación rápidamente para justificar su inesperada retirada. Magic era un atleta en activo mucho más conocido y admirado que yo. Sentí una gran admiración por él durante su conferencia de prensa. Incluso la grabé en vídeo". Las palabras de Ashe estuvieron cargadas de emotividad: "Tengo días buenos y días malos. Hasta el momento, cada semana los días buenos han ganado a los días malos por seis a uno. Imagino que cambiarán las cosas, pero tengo que aceptarlas".

El ex campeón de Winibledon dijo que había visto forzado a declarar públicamente su enfermedad tras recibir una llamada del diario Usa Today. 'Me pusieron en el trance de tener que mentir si quería mantener a salvo mi vida privada. Era algo que no quería hacer. Siento haber tenido que hacer la revelación ahora", declaró Ashe.

Los médicos que atienden a Ashe explicaron que, de momento, el retirado tenista está siendo tratado con cuatro tipos de medicamentos: el AZT (cinco veces al día), la pyrimetamina y el clindainycin (cuatro veces, para combatir la toxoplasmosis), y el pentamidine (fórmula en aerosol dedicada a la prevención de la neumonía).

La noticia dolió pero no sorprendió en el mundo del tenis, en el que algunas personas ya estaban al corriente de ellos. Es el caso del checoslovaco Ivan Lendl, quien aseguró ayer en Barcelona que supo que Ashe padecía el sida hace nueve meses. "Sentí una gran compasión por él", declaró en el Club de Tenis Barcelona, donde disputa el Trofeo Conde de Godó.

Cliff Drysdale, el expatriado y retirada campeón surafricano, también compartía el drama desde hace tiempo: "Hace tres años me dijo que estaba afectado. No lo hizo público entonces porque estaba entusiasmado con su trabajo en el mundo del tenis y temía que, a pesar de que la enfermedad no se había desarrollado, no le permitieran viajar".

La tenista alemana Steffi Graff se declaró consternada por la enfermedad de Arthuer Ashe. "Es muy triste escuchar que alguien está infectado por el virus. Demasiada gente está afectada por la enfermedad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 09 de abril de 1992.

Lo más visto en...

Top 50