Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El etarra histórico Jokin Gorostidi abandona la dirección de HB por presiones de ETA

Jokin Gorostidi, miembro histórico de ETA, ha abandonado su puesto en la Mesa Nacional de Herri Batasuna antes de que terminaran las votaciones para la elección de un nuevo órgano de dirección. Personas que conocen las interioridades del proceso aseguran que la causa es la presión de ETA, mientras Gorostidi, que reconoce su salida, afirma que ha sido "voluntaria". José Antonio Egido, hasta ahora responsable de relaciones exteriores, también sale de la Mesa Nacional por los mismos motivos.

Jokin Gorostidi, que tiene actualmente 51 años, fue una de las personas condenadas a muerte en el proceso de Burgos, celebrado en 1970, pena que le fue conmutada más tarde por otra de prisión. Ha formado parte de la Mesa Nacional de HB desde su creación y era el responsable del aparato de finanzas, que mueve entre 600 y 700 millones de pesetas al año.Una carta de Gorostidi, escrita a finales del año pasado y conocida ahora, mostraba ya su desacuerdo con el procedimiento empleado para excluirle, pero no se oponía a la nueva misión de ocuparse de las relaciones con los deportados.

El otro dirigente relevado, José Antonio Egido, es un hombre vinculado a posiciones ideológicas comunistas y también ha criticado algunos de los últimos atentados de ETA.

La policía francesa, de otra parte, se ha incautado, en el curso de la operación de Bidart contra la cúpula de ETA, de una amplia lista de empresarios que han pagado o están pagando el impuesto revolucionario. El descubrimiento se considera muy importante para desbaratar las maltrechas fuentes de ingresos de la organización terrorista. Los máximos responsables policiales de Francia y España se reunieron ayer en Madrid para evaluar los últimos acontecimientos.

Páginas 14 y 15

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de abril de 1992

Más información

  • La policía francesa se incauta de la lista de empresarios que pagan el 'impuesto revolucionario'