El 10% de Europa está en peligro de desertificación

El 10% del territorio de la Comunidad Europea se encuentra en peligro de desertificación, según un informe sobre Desertificación y recursos hídricos en la Europa comunitaria, elaborado por un grupo internacional de científicos para el Parlamento Europeo. España, Grecia, Italia y Portugal son los países más afectados.

El estudio advierte de la necesidad urgente de frenar el deterioro, principalmente en algunas zonas en las que la desertificación alcanza cotas dramáticas."Es una paradoja, pero los procesos de desertificación afectan principalmente a la Europa mediterránea; es decir, a las zonas mas ricas en cuanto a naturaleza paisajística. No existe una conciencia clara de lo que se puede perder, y eso que el Mediterráneo está considerado como la segunda zona del mundo en lo que se denomina biodiversidad o riqueza de especies -la primera son los trópicos-", explica José Luis Rubio, jefe de la unidad de desertificación del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) de Valencia y uno de los coordinadores del estudio para el Parlamento Europeo.

España es, con diferencia, el país que se encuentra más amenazado por los procesos de desertificación, y concretamente las comunidades de Andalucía, de Murcia y de Valencia. Los expertos consideran que en un se gundo estadio de degradación están la región griega del Ática, la isla de Creta y algunas islas del Egeo. En- un tercer escalón se situarían la zona de Apulia Basilicata, en el sur de Italia, y la zona oriental del Peloponeso. Y por último, los procesos de degenera ción del suelo afectan a la región portuguesa del Algarve, a Sicilia y al sur de Cerdeña. .

Situación dramática

"No exageramos cuando decimos que el 60% del territorio nacional, unos 30 millones de hectáreas de suelo, se encuentra afectado por la desertificación", asegura Rubio; "y de ese 60%, alrededor de un 20% sufre una situación dramática".

Aunque las causas que provocan la desertificación varían según los países, en general los factores que influyen son las características geográficas y geológicas de la zona y la acción del hombre a través de la sobreexplotación agrícola, la deforestación, el uso excesivo de los recursos hidrícos y la contaminación.

"Aunque el impacto de la contaminación es, por ahora, el gran desconocido -no se sabe la capacidad que tiene el suelo para reclicar los productos tóxicos-, lo que sí que está claro es que nunca se habían incorporada a la tierra tantos pesticidas, herbicidas o vertidos urbanos e industriales. Estos excesos pueden tener graves consecuencias en el futuro", explica Rubio.

El informe, en el que han participado científicos españoles, portugueses, italianos y belgas, explica que los suelos de algunas de estas regiones europeas son extremadamente esqueléticos, todo lo contrario que en el centro de Europa, donde los suelos son muy profundos y tienen una gran capacidad de regeneración. "Cuando el suelo desaparece desaparece todo: la vegetación, los animales, todo", concluye el científico valenciano, quien señala que no se puede permitir que todos los veranos se sigan produciendo numerosos incendios forestales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 12 de enero de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50