El Rey presencia en aguas canarias el hundimiento del 'Churruca' con fuego real

El rey Juan Carlos presenció ayer desde el portaaviones Príncipe de Asturias la destrucción con fuego real del destructor Churruca en aguas canarias. Este barco, construido en 1941, dado de baja en la Armada española hace dos años, sirvió de blanco para que el Ejército español probara por primera vez sus armas más modernas contra buques de superficie. El bombardeo del Churruca, que se realizó a unas 200 millas al levante de la isla de La Palma, forma parte de las maniobras aeronavales Sinkes 91, en las que han participado unidades navales de la agrupación Alfa, aviones F-18, un submarino y unos 2.000 hombres.

La operación de hundimiento del Churruca fue presenciada, a 13 kilómetros de distancia del blanco, y desde el Príncipe de Asturias, por don Juan Carlos, el jefe de Estado Mayor de la Armada, almirante Carlos Vila Miranda, y el jefe del Estado Mayor del Aire, teniente general Ramón Fernández Sequeiros, que se trasladaron desde Madrid a las islas el pasado miércoles en un Mystere Falcón 900 de la Fuerza Aérea española.En esta operación se han realizado filmaciones y mediciones para determinar con exactitud la efectividad de las bombas de los aviones, los misiles de los barcos y los torpedos del submarino.

En este ejercicio táctico se han empleado las armas más modernas actualmente en poder de la Armada y la aviación española: misiles superficie-superficie Harphon, misiles antiaéreos Standar y bombas láser lanzadas por los aviones F- 18.

Las maniobras se realizaron en una zona del Atlántico acotada con férreas medidas de seguridad controladas desde el aire por aviones de exploración y vigilancia. Tras el hundimiento del Churruca, el Rey inspeccionó las embarcaciones ligeras y rápidas aptas para el apoyo en operaciones anfibias. En estas maniobras han participado las fragatas Reina Sofía, Baleares y Andalucía; las corbetas Descubierta, Lángara y Méndez Núñez, que han contado con el apoyo del petrolero Mar del Norte y del submarino Narval.

Obstáculos al hundimiento

Ésta es la primera vez que la Armada española hunde con fuego real una embarcación obsoleta en lugar de desguazarla en los astilleros. Para dificultar dicha acción, el Churruca fue preparado con el fin de que resistiera el máximo de tiempo posible el ataque. Con esa finalidad se le dotó al Churruca de una boya y sus tanques fueron previamente vaciados completamente de combustible.[Los 72 cazas norteamericanos F-16 estacionados hasta ahora en la base de Torrejón (Madrid) no irán, definitivamente, a Crotone, en Italia, ya que la OTAN ha abandonado dicho proyecto, según anunció ayer en Bruselas el ministro de Defensa italiano, Virginio Rognoni, informa Efe. Fuentes de la embajada de Estados Unidos en Madrid indicaron que la posible suspensión de la instalación del Ala 401 en Crotone no afectará en absoluto a la retirada de los F-16 de Torrejón, que debe estar concluida el 4 de mayo de 1992].

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS