Entrevista:

"El Gobierno del PSOE descansa en una o dos personas"

Pregunta. Los debates organizados por el CEPES han puesto patas arriba el funcionamiento de esta sociedad y han responsabilizado en buena parte de ello al Gobierno. ¿Cuál es el principal error del Gobierno?.Respuesta. El mayor error del Gobierno del PSOE ha sido simplificar el lenguaje. Se ha identificado la modernización con el crecimiento económico y eso es un error. Con crecimiento económico exclusivamente no se moderniza un país. Yo creo que la urgencia de los problemas amplificó los modelos de futuro. En una primera etapa, el Gobierno tuvo que restablecer la supremacía del poder civil, normalizar nuestra situación internacional y alcanzar un equilibrio económico. La historia ha seguido y no se han abordado otros problemas que ahora son acuciantes.

P. ¿Cuáles son, a su juicio, esos problemas acuciantes que el Gobierno no aborda?.

R. Ésta es una sociedad poco viva, insolidaria e irresponsable. Los mecanismos de integración, como los sindicatos, organizaciones empresariales y asociaciones intermedias, van desapareciendo. Me preocupa la irresponsabilidad creciente y colectiva que hay. Hay una pérdida de prestigio del Parlamento, del sistema judicial, de los partidos y los medios de comunicación. Esto es muy peligroso porque una sociedad tiene que sentirse representada por las instituciones públicas. El gran fracaso histórico que hemos tenido en este país ha sido la incapacidad de traducir el crecimiento económico en una sociedad más estable.

P. Durante los debates del CEPES, el ex ministro Fernando Morán manifestó que la reforma del país debía partir del propio funcionamiento de los partidos. ¿Suscribe este planteamiento?.

R. Sí, pero hay que matizarlo. En el PSOE hay que distinguir dos etapas. Hubo un primer tiempo.en que hubo que recrear los partidos, a la salida de la dictadura. Era necesario hacer un partido fuerte, con una estructura centralizada. Pero la historia sigue avanzando y ha llegado la, hora de hacer reajustes. Hay que renovar usos y estatutos del partido. Hay que eliminar la dialéctica absolutista del "quien no está conmigo, está contra mí" y hay que mejorar sustancialmente la democracia del partido.

P. ¿En qué dirección debe democratizarse el PSOE?

R. Es una necesidad hacer un partido más plural, más ágil. Si los partidos quieren enfrentarse a las demandas, de una sociedad plural, no pueden ser monolítitos. El PSOE estaba acostumbrado a una estructura de poder que ya ha desaparecido, con la salida de Alfonso Guerra del Gobierno. En este país, que no es un régimen presidencialista sino, parlamentario, hay cuatro elementos básicos en los que se asienta el poder: Gobierno, Ejecutiva, Parlamento y autonomías. Hasta la salida del Gobierno de Guerra, ni se vislumbraba el problema. Es necesario coordinar todos los elementos y que funcione.

P. ¿Cómo rehacer el modelo, a su juicio?

R. Lo deseable sería rehacerlo de forma que cada institución no se viera limitada por las otras y se desarrollaran plenamente. Cada vez más, las autonomías son las instituciones del Estado y no los partidos. Hay un peligro para la gobemabilidad del país y es que se dé un pacto entre unas personas y los poderes autonómicos. Se necesita una recomposición de la estructura política.

P. ¿Puede precisar más en qué debe consistir la renovación del partido?

R. Es urgente el reequilibrio entre los cuatro poderes lo cual pasa por muchas cosas, como politizar el Gobierno. La realidad es que los gobiernos socialistas descansaban y descansan en una o dos personas. El resto no tenía poder político, sino administrativo. Hay que politizar el Gobierno y la Ejecutiva.

P. ¿Qué es politizar el Gobierno y la Ejecutiva?

R. La mayoría de las personas que están sentadas allí no tienen poder propio. En otros países la mayoría del Gobierno son dirigentes del partido. Lo que no se puede decir es que el Gobierno es independiente del partido.

P. ¿Qué va a hacer el CEPES para cambiar la situación interna del PSOE?

R. Cada vez más se va a dar el debate abierto y plural. Hay una demanda en la sociedad y en el partido de que alguien ofrezca alternativas abiertas. Vamos a hacerlo entre unos y otros. Estamos pasando por una etapa de incertidumbre política y económica, con problemas que se venían arrastrando y que están empezando a cristalizar. Los debates darán fruto próximamente.

P. Morán dice que, si hay un líder en la derecha, hay que buscarlo en el PSOE.

R. Éste es un partido mayoritario, muy abierto y no me parece mal que haya gente que esté prácticamente a la derecha, siempre que haya gente que esté a la izquierda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 28 de noviembre de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50