Suárez esperó en Barajas los restos de Rodríguez Sahagún

Los restos mortales de Agustín Rodríguez Sahagún, ex alcalde de Madrid, fueron depositados ayer en el cementerio de Fuencarral (Madrid) en la más estricta intimidad. Sus cenizas habían llegado a Barajas a las cinco de la tarde, procedentes de París, en una urna que estrechaba su viuda, Rosa Martínez Guisasola. Adolfo Suárez, ex presidente del CDS, acudió con su esposa a la terminal del aeropuerto para esperar la llegada de los restos. El ex presidente del Gobierno eludió realizar cualquier comentario a la entrada de la sala de autoridades.

Además de Suárez, acudieron también a Barajas el ex secretario general del CDS, José Ramón Caso, y el actual presidente del partido, Rafael Calvo Ortega. Junto a ellos se encontraban unas 30 personas: amigos, compañeros de partido y cargos del Ayuntamiento de Madrid.

El alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, aprovechó la llegada de la viuda para entregarle la medalla de Honor de Madrid, la máxima distinción de la ciudad, "y evitar más actos protocolarios, tal y como desea la familia", comentó.

Distinción unánime

La distinción fue aprobada por unanimidad en el pleno municipal que celebró por la mañana el Ayuntamiento, al mismo tiempo que el cuerpo del ex alcalde era incinerado en París. También acudieron a Barajas los portavoces de la oposición municipal, Juan Barranco, del PSOE, y Francisco Herrera, de Izquierda Unida, cinco de los siete ex concejales centristas del anterior gobierno municipal y tres tenientes dé alcalde del PP. El primer teniente de alcalde, Luis María Huete, afirmó en el pleno que "la medalla de Honor de Madrid era una sorpresa que estaba preparada para el día de Reyes". "Pero ha sido él quien nos ha sorprendido. Espero que no nos regañe por hacer un expediente sin apenas trámites. Él era muy meticuloso en estas cosas", recordó Huete.

Rodríguez Sahagún retiró en más de una ocasión, cuando dirigía el gobierno CDS-PP, expedientes preparados por sus concejales y que él consideraba incompletos. La urna con las cenizas se depositó poco después en el cementerio de Fuencarral, en el panteón familiar.

El Ayuntamiento organizará un funeral en la catedral de Madrid, aún sin fecha, para despedir a Rodríguez Sahagún. Es el único acto que desea la familia del ex alcalde.

Agustín Rodríguez Sahagún murió el domingo en París como consecuencia de unas complicaciones después de ser sometido a una operación cardiovascular en un prestigioso hospital de la Seguridad Social especializado en cardiología.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de octubre de 1991.