Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA asesina a un guardia civil en la puerta del colegio de sus hijo

El guardia civil segundo Ricardo Couso Ríos, de 38 años, fue asesinado a tiros sobre las cinco de la tarde de ayer, cuando se disponía a recoger a su hijo de ocho años a la salida del colegio de la localidad vizcaína de Trápaga. El miembro del instituto armado, destinado en el País Vasco desde hacía 12 años, no pudo repeler la agresión y resultó muerto casi en el acto, según informaron fuentes del Gobierno Civil de Vizcaya.

La policía atribuyó el atentado al comando Vizcaya de ETA y señaló Juan María Ormazábal Ibarguen, alias Turko, como posible autor de los disparos informa Efe.Ricardo Couso Ríos, casado y con dos hijos de 14 y ocho años, fue abatido en el interior de su automóvil a pocos metros del colegio de Franciscanos de Montpelier. El guardia civil se dirigía a recoger al menor de la familia, pero en vez de su hijo le esperaban los miembros del comando Vizcaya de ETA en un taxi que habían sustraido previamente para cometer el atentado.

Pocos metros antes de llegar al centro educativo, situado detrás del edificio del Ayuntamiento del Valle de Trápaga, uno de los integrantes del comando sacó un revólver y abrió fuego contra el miembro de la Guardia Civil, según señalaron fuentes del Gobierno Civil de Vizcaya. Al menos seis balas atravesaron el parabrisas delantero del automóvil. Ricardo Couso no pudo repeler la agresión, se desplomó sin vida en el interior de su automóvil. El acto criminal fue presenciado, según el Gobierno Civil, por numerosas personas que transitaban por el lugar, incluidos niños de los colegios de la zona.

El autor del atentado se dirigió corriendo hacia el interior del taxi, donde le esperaban los otros dos miembros de la banda, dándose inmediatamente a la fuga. El vehículo fue localizado poco después en Portugalete. Tras el atentado, efectivos de la Guardia Civil acordonaron la zona.

Por otra parte, -informa los cuerpos del subinspector Andrés Muñoz Pérez y del oficial Valentín Martín Sánchez, artificieros de la policía muertos el miércoles cuando intentaban desactivar un paquete bomba en el barrio madrileño de Vallecas, fueron enterrados ayer en sus localidades de origen: Navaluenga, en Ávila y Mstoles, en Madrid, respectivamente. Según Interior, el envío que les mató contenía 3 o 4 kilos de amonal o amosal.

Al funeral celebrado por la mañana en Madrid acudieron el ministro del Interior, José Luis Corcuera; el delegado del Gobierono en Madrid, Segismundo Crespo; los directores generales de la Policía y de la Guardia Civil -José María Rodríguez Colorado y Luis Roldán, respectivamente-y el alcalde electo de Madrid José María Álvarez del Manzano. Ninguno quiso hacer declaraciones a la entrada o la salida del acto. Herri Batasusna, por su parte, relacionó el atentado con el inicio de las obras de la autovía de Liezarán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de junio de 1991

Más información

  • La policía atribuye el atentado al 'comando Vizcaya'