Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Huida desde el centro

Santa Cruz de Tenerife

El nuevo mapa político autonómico de Canarias tras el 26-M registra una subida prácticamente similar del PSOE y del PP y una bajada significativa del CDS. Esta comunidad, la única en la que han gobernado los centristas, confirma, por tanto, el retroceso del CDS, que, a pesar de todo, conserva un número considerable de diputados regionales. Mientras, la oferta nacionalista de las Agrupaciones lndependientes de Canarias (AIC), principal socio del CDS en el Gobierno, aumenta ligeramente su cuota.Sobresale el crecimiento del PP, cuyo candidato a la presidencia, Fernando Fernández, había llevado en la campaña anterior a su antiguo partido, el CDS, al Gobierno. La sensible caída del CDS, si bien favorece parcialmente a las AIC y, sobre todo, al PP, ayuda algo también al Partido Socialista Canario (PSCPSOE), que recoge los votos que pierde en la Isla de Fuerteventura la Asamblea Majorera (AM), partido integrado en la coalición Iniciativa Canaria (ICAN). Esto convierte al PSC-PSOE, dirigido por el ex presidente Jerónimo Saavedra, en una clara alternativa de gobierno mediante todas las alianzas imaginables. Su recuperación electoral, supone un revés para el llamado pacto canario, que preside el centrista Lorenzo Olarte.

La incógnita municipal radica en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, donde la alcaldía, hoy en poder del PSC-PSOE, puede pasar a manos del PP si este partido consigue pactar con el CDS. Todo depende del resultado definitiva de ICAN, que ahora apoya al PSC-PSOE. En Santa Cruz de Tenerife, la Agrupación Tinerfeña de Independientes (ATI-AIC) continua disfrutando de una holgada mayoría.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de mayo de 1991

Más información

  • Canarias