Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La 'Carmen' londinense de Nuria Espert

Esta noche se emite (La 2, a las 22.55) una grabación de la Carmen de Bizet que Nuria Espert ha dirigido para el Covent Garden. Con Zubin Mehta dirigiendo la orquesta, escenografía de Gerardo Vera y coreografía de Cristina Hoyos, la ópera se estrenó el pasado 26 de abril en el venerable Covent Garden y, mientras los comentaristas españoles dieron un espontáneo sobresaliente, los críticos británicos criticaron con dureza a Nuria Espert. Uno de ellos, en The Guardian, llegó a decir: "Ya está bien de Nuria Espert, por favor".Ahora los espectadores españoles podrán juzgar por sí mismos y elegir con qué opinión se quedan, porque lo que para los comentaristas españoles es la principal virtud de la Carmen de Nuria Espert -representar una ópera emblemática de lo español, con toreadores, gitanos y hasta castañuelas, lejos de todo folelorismo y sin caer en los tópicos habituales- para otros, los comentaristas británicos, es justamente el vicio: "Un dechado de mediocridad, cargado de momentos chillones y falto de gusto", han llegado a escribir.

El público del estreno aplaudió durante 10 minutos. Las 2.600 personas que llenaban el Covent Garden no eran españolas, sino inglesas. Además, esta Carmen ha sido concebida por el propio Covent Garden como la producción estrella del 91 y, en coproducción con el Liceo de Barcelona, tras una gira mundial este año, llegará a España en 1992 y se representará en la Expo de Sevilla y en Barcelona.

La grabación que se presenta hoy no corresponde al día del estreno sino a una de las 10 siguientes representaciones que ha hecho Carmen en el Covent Garden. Son tres horas de espectáculo en el que, con un vestuario goyesco creado por Franca Squarciapino y una escenografía casi hiperrealista de Gerardo Vera, la soprano norteamericana María Edwing encarna a Carmen y e tenor argentino Luis Lima a Don José. La espectacularidad y el derroche de medios son tales que en algunas escenas llegan aparecen 100 personas y las cigarreras cantan entre el público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de mayo de 1991