Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Indiscreta

22.05 / La 2 Indiscreet, 1958 (100 minutos). Director: Stanley Donen. Intérpretes: Cary Grant, Ingrid Bergman, Cecil Parker, Phyllis Calvert. Comedia.

El ciclo de La 2 a Cary Grant vuelve a engalanarse con una perla de la comedia, no una comedia en la estela cómica del estilo de Holliday o La novia era él -vistas en lunes precedentes-, ni siquiera del de Historias de Filadelfia, sino una comedia en extremo refinada, sedosa y sumamente sentimental, que es otra cara, tan brillante cuando, como aquí, se practica con talento, del género. Y aquí el talento lo pone Stanley Donen, un Stanley Donen que para esa médula tierna, torrencialmente romántica de la comedia se las pinta solo, como años después volvería a demostrar en ese canto al amor y el desamor, en esa disección implacable del mundo de la pareja que es Dos en la carretera, obra maestra absoluta de la cirugía. Indiscreta es la historia de amor que nace entre un norteamericano que trabaja de diplomático en Londres y una bella y famosa actriz. Un amor que se verá pronto condenado a la inviabilidad, pues... bueno, ya irán viendo sus sucesivas fases. La cuestión es que Donen, a partir de un admirable guión de Norman Krasna -adaptación de su propia pieza Kind Sir- construye una obra suave, cálida, un delicado objeto de porcelana que, gracias a una ordenación precisa, metódica del encuadre, la planificación y la cadencia narrativa, rompe su estructura teatral para ofrecerse eminentemente cinematográfica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de abril de 1991