Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

20 intoxicados por emanaciones de gas butano durante el fin de semana

Veinte personas han resultado intoxicadas por emanaciones de butano de uso doméstico durante el fin de semana. En la madrugada del sábado, tres personas quedaron inconscientes y seis sufrieron mareos al inhalar el monóxido de carbono producido por la combustión incompleta del butano del calentador de su casa, en el barrio de San Blas. A las ocho de la tarde, otras 11 personas, entre las que se encontraban cuatro niños de edades comprendidas entre los tres meses y los tres años, fueron asistidas en el Doce de Octubre tras sufrir un accidente similar en un piso del barrio de Carabanchel.

En los últimos ocho días, 36 ciudadanos han resultado intoxicados en Madrid por escapes domésticos de gas. Siete de estas 36 personas -entre ellas una madre y sus tres hijas- han fallecido por asfixia.En el último incidente, sólo una de las 11 personas que se encontraban en un piso de la calle de Eduardo Rivas, 15, en el barrio de Carabanchel, pudo mantener la consciencia. Los demás comenzaron a desmayarse sobre las ocho de la tarde del sábado, al desprender el calentador de gas butano abundante morióxido de carbono por una combustión deficiente, según informó el propietario de la casa, José Manuel Fernández.

Fernández, que en un principio creyó que los sucesivos desmayos y molestias de sus familiares eran una broma, fue el único que permaneció consciente, lo que le permitió dar la voz de alarma. Según Fernández, ninguno de los presentes se dio cuenta del escape de monóxido de carbono por ser ésta una sustancia imperceptible para los sentidos.

Seis vehículos de la Policía Municipal se desplazaron al lugar para evacuar a los afectados, que fueron trasladados al hospital Doce de Octubre. A todos ellos les fue suministrado oxígeno. Unas cuatro horas después, cerca ya de la medianoche, recibieron el alta médica.

Cuatro niños

Entre los intoxicados había cuatro niños: Rafael, de tres meses; María del Carmen y Cristina, de dos años, y David de tres años. También quedó inconsciente Esperanza Incla de 22 años, esposa de José Manuel Fernández. Dos cuñados y dos tíos del matrimonio y una hija de éstos resultaron asimismo afectados.Todo empezó cuando David, uno de los niños intoxicados, empezó a "quedarse pálido y a llorar, quejándose de un dolor en el estómago", recuerda José Manuel Fernández Posteriormente, los demás niños y adultos sintieron sínto mas parecidos y se fueron desmayando.

El anterior accidente, ocurrido en la madrugada del sábado, afectó a las nueve personas que se encontraban en una vivienda de la calle Canal del Bósforo, en la barriada de San Blas.

La intoxicación se produjo al obstruirse el conducto de salida de los gases del calentador como consecuencia del fuerte viento que había en el exterior de la vivienda. Tres de los afectados requirieron asistencia sanitaria en el hospital Gregorio Marañón, mientras que los seis restantes pudieron recuperarse espontáneamente cuando respiraron el aire de la calle.

El pasado lunes, día 25 de febrero, una madre y sus tres hijas, de edades comprendidas entre los 4 y los 11 años, fueron halladas sin vida en el interior de la vivienda en la que residían, en la calle Torres Miranda, cerca de la estación de Atocha. El precinto del calentador había sido levantado sin autorización.

En una guardería

El 26 de febrero, seis niños de una guardería madrileña, todos ellos de seis años, sufrieron otra intoxicación por inhalación de gas. Un día después, una madre y dos de sus hijas, de tres y seis años, fueron encontradas insconscientes por la misma causa en otra barriada de Madrid.Por último, el pasado sábado falleció calcinado por una explosión de gas un automovilista que se encontraba guisando en el interior de su vehículo, aparcado en la avenida del Marqués de Corbera. Según los bomberos, la explosión se produjo por un escape de gas en la bombona que utilizaba para hacerse la comida.

En el capítulo de víctimas mortales de la pasada semana por inhalación de gas figura también un matrimonio de edad residente en la calle de Gabriel Lobo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de marzo de 1991

Más información

  • Siete personas han fallecido en accidentes similares en los últimos ocho días