Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide 235 años de cárcel para el 'comando Eibar' de ETA

El fiscal pide penas que suman 235 años de cárcel para cinco procesados, presuntos integrantes del comando Eibar de ETA, que serán juzgados mañana en la Audiencia Nacional.Jesús María Ciganda Sarratea, Juan Carlos Balerdi Iturralde, Fermín Urdiain Cirizar, Pedro José Echeverría Lete y José María Beristain Urbieta están acusados de pertenencia a banda armada, robo con toma de rehenes y uso de armas, depósito de armas, tenencia de explosivos y falsificación de documentos oficiales y de identidad, así como de placas de matrícula.

El fiscal solicita que Urdiain y Ciganda sean condenados a 64 años de cárcel; Balerdi, a 59; Echeverría a 29 y Beristain a 18, y reclama la situación de rebeldía por esta causa de Jesús Arcauz Arana, Miguel Ángel Gracia Pingarrón, Iñigo Acaiturri Irazábal, Luis Casares Pardo, Juan José Urrutia Pía, Miguel María Ibáñez Oteiza y Amaya Araquistain Unamuno. El escrito de acusación señala que el comando Éibar inició su andadura en 1984 y desplegó sus actuaciones en tres campañas hasta la fecha de la detención de sus miembros, el 16 de abril de 1989.

El fiscal explica que el comando estaba formado en la primera campaña por Arcauz, Gracia y Ciganda, que se dedicaron a conocer la zona de actuación y a contactar con los miembros de la infraestructura y con los colaboradores. La segunda fase se desarrolló en 1985, tuvo una duración aproximada de seis meses y formaban entonces el comando Ciganda, Acaiturri y Urdíain, hasta que a principios de 1987 se inició la tercera campaña, que duró hasta la desarticulación del comando y en la que Balerdi sustituyó a Acaiturri.

El fiscal destaca entre las numerosas acciones delictivas del comando el atentado contra la Guardia Civil de Arechavaleta (Guipúzcoa), el asesinato de José Ignacio Aguirrezabalaga de la Granja en Zumaya, atentados con coche bomba contra patrullas de la Guardia Civil en Eibar y en Gernika, con resultado de dos guardias civiles muertos, y el asesinato de un sargento de la Guardia Civil en Placencia de las Armas (Vizcaya).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de marzo de 1991