Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las peticiones de cobertura de riesgo para operaciones en el Golfo aumentan un 40%

La guerra del Golfo Pérsico ha provocado que los exportadores españoles busquen un mayor respaldo económico y oficial para sus negocios con los países implicados directamente en el conflicto. Muestra de ello es que la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE) ha constatado que las coberturas solicitadas en los últimos cuatro meses han aumentado un 40% respecto al año anterior.

La actividad de CESCE se ha ido incrementando de manera notable desde que la guerra comenzó a vislumbrarse como algo más que una posibilidad. De hecho, la propia compañía paraestatal (el Estado controla su 50,25%) se ha visto forzada a poner un mayor control en el análisis de las solicitudes, según reconoce el secretario general de CESCE, José Gallego.CESCE es una empresa participada mayoritariamente por el Estado, en cuyo capital también están presentes más de una quincena de los principales bancos y aseguradoras privadas españolas. Esta compañía es la única en España que asegura exportaciones de riesgo político, cubriendo los posibles impagos. A pesar de ello, no todas las empresas que tienen relaciones comerciales con los países del Golfo aseguran con CESCE, puesto que para realizar transacciones exteriores no es obligatorio suscribir una póliza.

La novedad operativa introducida por los rectores de CESCE es que, desde mediados de enero, todas las solicitudes de cobertura son estudiadas una a una. Hasta ese momento, la fórmula seguida para la concesión del seguro se realizaba de forma globalizada.

"Esta modificación operativa", señala Gallego, "no supone un cambio en los criterios efectivos de las concesiones. Un moroso es un moroso con o sin la guerra. De hecho, el índice de propuestas rechazadas es muy similar al de otros años por las fechas que estamos analizando".

En cuanto a los países receptores de las exportaciones españolas, CESCE sólo ha suspendido la cobertura de las operaciones dirigidas a Irak y Kuwait. "Con el resto de los países inmersos en el guerra del Golfo, nuestras operaciones siguen siendo normales", remarca Gallego.

El dato de que las coberturas de riesgo solicitadas hayan aumentado el 40% no significa que las operaciones de exportación se hayan incrementado, por un doble motivo. En primer lugar, el seguro de crédito a la exportación no es obligatorio, por lo que el hecho de que las coberturas hayan aumentado no supone obligatoriamente un mayor tráfico de mercancías.

Por otra parte, que una compañía solicite un seguro para su operación no supone que ésta se vaya a realizar necesariamente. "Es muy frecuente que una vez efectuados los pertinentes estudios, recibamos la comunicación de la sociedad en cuestión anunciando que o no interesa el seguro, o que han decidido suspender el negocio. En una operación de exportación influyen factores diversos, cono la búsqueda del transporte adecuado o su propio aseguramiento", reconoce el secretario general de CESCE.

El comercio exterior español con los países inmersos en el conflicto es escasa. Los datos de la Dirección General de Aduanas corerespondientes a 1990 muestran que las exportaciones a países del área del Pérsico suponen cerca de un 1,5% del total de la actividad exterior de las empresas españolas. Las importaciones procedentes de esa zona superan el 1,6%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de febrero de 1991

Más información

  • CESCE mantiene sus seguros en la zona, menos en Irak y Kuwaít