Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una profesora, asesinada por su ex marido ante sus alumnos de EGB

María Esteban Muñoz, de 46 años, murió cosida a cuchilladas sobre las tres de la tarde de ayer, cuando Impartía clases en el colegio público Ciudad de Valencia, en la urbanización Santa Eugenia, según informaron fuentes policiales. El presunto autor del crimen fue su ex marido, Mauricio Triguero Triguero, de 50 anos, que se entregó en la comisaría del distrito de Entrevías, donde confesó su acción.El profesor Triguero, natural de la localidad conquense de Fuentesbuenas, irrumpió poco después de las tres de la tarde en el aula de primero de EGB donde su ex mujer Impartía una lección a una treintena de niños. Sin mediar palabra, el parricida se dirigió hacia María blandiendo en su mano derecha un cuchillo. A continuación le asestó en el pecho y en la espalda "más de 10 cuchilladas", según fuentes policiales, ante los ojos aterrorizados de los chiquillos.

María Esteban cayó al suelo envuelta en sangre, mientras que el agresor huyó dejando el cuchillo clavado en el cuerpo de su ex mujer. Ésta murió prácticamente en el acto a causa de la gravedad de las heridas.

Se entrega en comisaría

El supuesto parricida subió a su coche y se trasladó desde el colegio, situado en el kilómetro 6,800 de la carretera Madrid-Valencia, hasta la comisaría del distrito de Entrevías, donde se entregó voluntariamente. "He hecho lo que tenía que haber hecho hace mucho tiempo", manifestó al policía que se hallaba de guardia.

MaurIclo Triguero quedó detenido inmediatamente y fue trasladado hasta las dependencias del Grupo de Homicidios de la Brigada Judicial, en la Puerta del Sol, que se ha hecho cargo del total esclarecimiento del crimen.

María Esteban y Mauricio Triguero se hallaban separados desde hace tres años. Desde entonces venían manteniendo continuas fricciones a causa de que "ella no permitía a su ex marido visitar al hijo habido en su matrimonio", según fuentes policiales. Por tal motivo, él había presentado contra su ex esposa numerosas denuncias, tanto ante la autoridad jurídica como en la comisaria del distrito. La última de estas denuncias la formuló la semana pasada.

Sin embargo, María había comentado a algunas vecinas que ella no se oponía al régimen de visitas decretado por el juez de familia, y alegaba que si Mauricio no podía ver al niño era porque éste tenía muchas actividades extraescolares.

La víctima y su ex marido, que eran padres de un niño de unos 12 años, ejercían el magisterio en el colegio Ciudad de Valencia. María y el niño residían en un piso de la calle de Puentelarra, en la urbanización de Santa Eugenia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de febrero de 1991