EL 'DERBY' IMPULSÓ AL ATLÉTICO

Ivic: "Pocos pueden aguantar nuestro ritmo"

Los jugadores del Atlético y del Real Madrid demostraron al término del encuentro un estado de ánimo completamente distinto. Los rojiblancos expresaban una alegría inusitada, en especial el alemán Bernd Schuster, muy satisfecho por su rendimiento en su regreso al Santiago Bernabéu. Los merengues, por contra, estaban totalmente desilusionados, sin entender lo que les sucede. Igual contraste mostraron los técnicos. Di Stéfano, enfadado; Tomislav Ivic, radiante.

El entrenador del Atlético, Tomislav Ivic, ensalzó de manera especial el partido en su conjunto: "Fue un bellísimo espectáculo, de principio a fin. Tuvimos un poco de suerte de marcar el primer gol tan pronto, pero luego controlamos muy bien al Madrid atrás y salimos con rapidez y peligro al contragolpe. Fue nuestro mejor partido de la temporada fuera de casa".El técnico yugoslavo resaltó la trascendencia del penalty marrado por el Madrid: "Sí llegan a marcar podría haber cambiado el rumbo del encuentro. Su error fue como agua para nosotros". A Ivic no le defraudó el juego del rival, ya que, según él, ayer encontró muchas dificultades para realizar su juego: "Hay pocos equipos que puedan aguantar el ritmo que ha impuesto el Atlético. Tras el 0-2 realizaron un trabajo enorme, pero se lo pusimos francamente difícil".

Su colega, Alfredo Di Stéfano, se mostró, por contra, muy enfadado. A la pregunta de si iba a pedirle al presidente que acelerase su marcha del club, el técnico respondió de muy mal humor: "¿Acaso he perdido yo el partido?. Me parece una pregunta capciosa". Después entró a analizar el encuentro: "Es increíble que nos hagan un tanto de la naturaleza del primero, pero el fútbol tiene esas cosas. El partido fue un cúmulo de desgracias para nosotros. Primero, los dos goles. Luego sufrimos la expulsión de Sanchís, en la que el árbitro se apresuró. Después llegó el fallo del penalti. En suma, un partido bastante desgraciado, tanto por los goles recibidos como por los fallados".

Emilio Butragueño resume el estado de ánimo de todo el plantel madridista: "Últimamente nos pasa de todo y la verdad es que ya no sé ni que pensar". En similares términos se expresó Manolo Sanchís, quien comentó sobre su expulsión: "Yo estaba protegiendo el balón y aguantando la constante brega de Juan Carlos, pero no le agredí. No me creía que me hubiese expulsado". Durante el transcurso del partido se produjo un incidente entre Míchel y Buyo, cuando éste se retiraba del campo, del que el cancerbero prefirió no comentar nada para "evitar remover estos asuntos".

Bernd Schuster estaba radiante. "No he tenido problemas en mi vuelta al Bernabeu, del que me voy muy contento por el resultado. No creo que al público le haya dolido mi juego, porque ya sabía antes del partido mi categoría. Pero ya no vale de nada, las cosas han pasado y es mejor no removerlas".

La opinión generalizada de los jugadores atléticos fue que habían realizado un juego muy superior al del Madrid. Pizo Gómez fue el más rotundo: "Le hemos dado una soberana lección al Madrid".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS