Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las viguetas aluminosas se instalaron después de que Francia las prohibiera

La mayor parte del cemento aluminoso utilizado en España para la construcción de vigas pretensadas fue vendido por la empresa Cementos Molins en la década de los cincuenta, cuando en Francia ya estaba en vigor desde 1943, una normativa que limitaba su uso y lo prohibía en la fabricación de viguetas y hormigones armados, según explicaron ayer en Barcelona los responsables de la cementera francesa Lafarge, que en 1928 vendió la licencia de, fabricación al cementero español. La compañía española estaba informada de la situación, recibió notificación de las investigaciones técnicas y a partir de 1948 era la única responsable de su fabricación, ya que en esa fecha expiró la patente. A pesar de ello, la Administración española no tomó ninguna iniciativa para controlar su uso y Cementos Molins lo distribuyó en toda España para usos que en Francia ya no eran legales. El deterioro que sufre este cemento causó el derrumbe de una casa en Barcelona en noviembre -en el que murió una persona- y obliga a revisar los varios miles de casas construidas en España con este material. Página 11

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de enero de 1991