Las nuevas marquesinas de autobuses estarán instalada en tres meses

"Cariño: te llamo para decirte que llegaré tarde porque el autobús se retrasa". El desagradable mensaje telefónico se podrá enviar dentro de tres meses desde la misma parada de autobús, que entonces tendrá asientos circulares, si el Ayuntamiento decide instalar cabinas en el quiosco que vendrá adosado en algunas de las 675 marquesinas que reemplazarán a las más antiguas de la capital. El Ayuntamiento tendrá que pagar a la Corporación Española de Mobiliario Urbano (CEMUSA), la empresa adjudicataria, un canon anual de 100.000 pesetas por marquesina.

La decisión de instalar cabinas y papeleras en el quiosco de la marquesina corresponde al Ayuntamiento. Será la Empresa Municipal de Transportes la que decida si sus usuarios pueden matar el tiempo de espera charlando con sus interlocutores telefónicos.En caso de optar por montar teléfonos y papeleras, la compañía adjudicataria podría ser también la encargada de instalar cabinas "totalmente compatibles y adaptadas a las marquesinas".

La Corporación Española de Mobiliario Urbano fue la ganadora de un concurso de adjudicación al que se presentaron ocho empresas que ofrecían precios entre las 15.000 y las 201.000 pesetas.

Poco cómodas

La Corporación Española de Mobiliario Urbano presentó al concurso una encuesta realiza da en Barcelona durante el verano de 1987. De las 600 personas consultadas, el 71% confesaba gustarle el diseño y la estética, mientras que sólo el 56% opinaba que tenían el tamaño adecuado y sólo el 55% aseguraba sentirse cómodo en las marquesinas. El estudio fue en cargado por CEMUSA a Metra Seis. La empresa adjudicataria asegura que el resultado de la encuesta puede calificarse de muy bueno si se tiene en cuenta que sólo llevaban instaladas cinco meses y supusieron un cambio en el paisaje urbano "al que los ciudadanos no han tenido tiempo de habituarse".Entre los principales puntos defendidos por la empresa destaca el hecho de que los cristales llegan hasta el techo y la composición de los materiales es de textura antivandálica, según CEMUSA. En cuanto al resto de las características (tamaño, color y espacio para la publicidad), los fabricantes reconocen que son prácticamente iguales a las ya existentes.

Además, las paradas dispondrán de un panel en el que la EMT puede informar sobre los distintos precios y horarios de sus líneas.

La Corporación Española de Mobiliario Urbano instalará 225 marquesinas en los barrios céntricos de Madrid y 450 en zonas periféricas. En los escritos de la presentación a concurso, la empresa prevé desmontar las actuales, de la compañía Construcción Sol, en un plazo de dos meses e instalar las suyas en 30 días como máximo, por un periodo de ocho años.

La Corporación Española de Mobiliario Urbano pertenece al grupo Construcciones y Contratas, y había instalado ya en Madrid 1.641 marquesinas de una gama más antigua que la que se presentó a concurso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 17 de diciembre de 1990.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50