Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde y Leguina se culpan de los retrasos de los accesos mientras inauguran la M-40

El Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, socios, junto al Ministerio de Obras Públicas (MOPU), en la ejecución del Plan de Accesos, aprovecharon la inauguración del trazado sur de la M-40 para culparse mutuamente del retraso de las obras contenidas en el convenio. El vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, ajeno a la gresca que mantenían el alcalde y el presidente regional, abrió ayer el nuevo tramo, que nace con un punto negro: la conexión con la N-V, que, según el MOPU, deberá ser modificado.

Hasta dentro de un año, como mínimo, no habrá otra inauguración como la de ayer. La M40 es todavía una rosquilla incompleta, y le quedan tramos cuyas obras no han comenzado o están semi paralizadas. Se han abierto los tramos que unen las carreteras de Extremadura y Valencia (ayer) y las de Barcelona y Burgos (en julio).Los tramos de la discordia están así: el que unirá las carreteras de Valencia y Barcelona está semiparalizado a la espera de que el Ayuntamiento desaloje parte de las chabolas de Los Focos. José Luis Garro, tercer teniente de alcalde, afirma que la trama quedará liberada en diciembre. A partir de entonces, el MOPU necesita ocho meses para terminarlo.

El tramo que enlazará las carreteras de La Coruña y Burgos está a la espera de que el ministro de Obras Públicas, Javier Saénz Cosculluela, decida el trazado final. El MOPU revisará las alegaciones al trazado-una de la Comunidad-, que pasaría por los límites del monte de El Pardo. Antes de final de año se tomará la decisión, según sus responsables.

Al último tramo que según el Plan debe terminarse, el que unirá las nacionales de La Coruña y Extremadura, no le han surgido graves problemas. El miércoles se licitó, y en seis meses comenzarán las obras.

Al presidente regional, Joaquín Leguina, no se le escaparon durante la inauguración de ayer las dificultades municipales para desalojar a los chabolistas de Los Focos. "El tramo este se retrasa por culpa del Ayuntamiento, al que le compete el desalojo de las chabolas de esta zona", comentó.

El alcalde, Agustín Rodríguez Sahugún, entró al trapo. "El Ayuntamiento ha cumplido todo. Me gustaría que la Comunidad hiciera lo mismo", y recordó el retraso de las obras del eje Sinesio Delgado, que ejecuta el Gobierno regional.

Mientras, Alfonso Guerra aseguró que la M-40 servirá para limpiar Madrid de camiones de paso y añadió: "Ahora hay que pensar en el futuro, en la M-50 y en la M-60".

Pasa a la página 3

El MOPU afirma que deberá modificarse la conexión entre la M40 y la N-V inaugurada ayer

Viene de la página 1A las acusaciones del alcalde, la Comunidad replicó: el tramo de la variante de la N-IV entre la M-40 y la M-30 no se ha terminado todavía porque hasta ayer mismo el Ayuntamiento no consiguió liberar totalmente el suelo.

Y el alcalde concluyó, haciendo mención al tramo que se inauguraba: "El Ayuntamiento ha puesto el suelo, el MOPU las obras y la Comunidad nada".

El ministro de Obras Públicas, Javier Saénz de Cosculluela, eclipsado por la presencia de Alfonso Guerra, prefirió no buscar enfrentamientos, aunque tampoco permaneció al margen de la polémica. "Los problemas referidos a la tardanza en el cierre de la M-40 no dependen del MOPU y no está en nuestras manos resolverlos", comentó, según informa Efe. Sus asesores, sin embargo, recordaron que la avenida de la Ilustración no avanza todo lo rápido que debiera debido a que el Ayuntamiento aún no ha terminado los desalojos de las casas incluidas en la traza.

Punto negro

Los usuarios habituales de la carretera de Extremadura ya han descubierto un punto negro del tramo de la M-40 abierto ayer. El nudo entre el cinturón y la NV se ha convertido en un cuello de botella que, según la Policía Municipal de Alcorcón, puede ocasionar graves accidentes, informa Elisa Blanco.

Tal y como se ha diseñado el nudo, los tres carriles de la M-40 más la incorporación desde San José de Valderas desembocan en los dos carriles de la N-V. Los responsables del MOPU comentaron ayer que este enlace debe ser objeto de una remodelación total. Los conductores de los autobuses públicos también han criticado el estrechamiento de la carretera de Extremadura a su paso por este enlace.

Tampoco estaban muy satisfechos un grupo de unos 70 vecinos de la pedanía getafense de Perales del Río, que, según la Policía Municipal de Madrid, se manifestaron en la variante de la carretera de Andalucía entre las once y las dos de la tarde. Un portavoz manifestó a Efe que la supresión del enlace que une Perales con Villaverde "deja aislado el barrio". Según comentaron, el trayecto que antes tardaban cinco minutos en recorrer ahora les cuesta media hora.

Nuevas vías en servicio

También se abrió ayer la variante de la de Andalucía que servirá de alternativa a la vía actual, que padece, a su entrada a la capital, varios cruces regulados por semáforos. El tramo en servicio parte del kilómetro 12,500 y alcanza la M-40 en el nudo supersur. En tres meses se acabarán las obras que prolongarán la variante hasta la M-30.

También se inauguraron ayer 37 nuevos kilómetros de la autovía de Levante, entre Perales de Tajuña (Madrid) y Tarancón (Cuenca). El nuevo tramo ha costado 5.820 millones de pesetas. Igualmente está en servicio el puente de la carretera de Toledo sobre la de Villaverde a Leganés, cruce que hasta ahora estaba regulado por semáforos.

El tráfico en el nuevo tramo de la M-40 es "impredecible", según los responsables del Plan de Accesos. En los próximos días se podrá valorar si la vía ha servido para descongestionar los accesos a Madrid, aunque, según creen, "no será funcional hasta que no esté completamente acabada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de noviembre de 1990

Más información