Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren dos policías en Santurtzi al estallar una camioneta bomba con 100 kilos de amosal

Dos policías fueron asesinados ayer en Santurtzi (Vizcaya) y otros dos resultaron heridos graves al estallar, al paso de su furgoneta, una camioneta bomba con 100 kilos de amosal y 200 de tornillería. Los agentes regresaban a Bilbao tras vigilar un partido de fútbol. El artefacto, según fuentes policiales, fue activado a distancia por miembros del comando de ETA que opera en Guipúzcoa, que prepararon el atentado antes de las detenciones producidas el sábado en Francia.

Quince minutos después de la una de la tarde, un comando de ETA, según la policía, accionó el sistema de una bomba, compuesta por 100 kilogramos de amosal y 200 de tornillería que previamente había colocado en el interior de una camioneta Pegaso, matrícula B1-5263-BF, similar a las de reparto de bombonas de butano. Los terroristas la hicieron estallar en el instante en que pasaban por la zona dos furgonetas del Cuerpo Nacional de Policía, que regresaban del campo de fútbol de Santurtzi.La onda expansiva alcanzó de pleno a la primera de las furgonetas, en cuyo interior viajaban cuatro agentes, falleciendo, prácticamente en el acto, dos de sus ocupantes, José Francisco Hernández, de 34 años y natural de Teuesespe (Tenerife) y Daniel López Tizón, nacido en Cayón (La Coruña), de 40 años, ambos casados y padres de dos hijos. Los otros dos policías, Isidro Villalibre Turrado y Antonio Suárez Bujía, fueron trasladados al hospital de Cruces, donde fueron atendidos de heridas graves.

Explosión

La explosión se produjo en la carretera local 1.091, entre los barrios de Cabieces y Nocedal, que permite el acceso a la autopista, dirección Bilbao, cuando la dotación se encontraba patrullando por la localidad vizcaína de Santurtz. La camioneneta, cubierta por una lona, se encontraba estacionada en el arcén de la carretera y fue accionada en el momento en que la primera de las furgonetas to maba una pequeña curva. La onda expansiva provocó que los cuerpos de los policías salieran despedidos y uno de los fallecidos tuviese que ser recogido por el equipo de socorro, a más de 150 metros del lugar de la explosión. Los agentes de la dotación pertenecían a la compañía de reserva de La Coruña que se encuentra destinada e el País Vasco de forma ocasional. Por otro lado, el Sindicato Profesional de Policía Uniformada ha pedido al Ministerio del Interior que sea la Ertzaintza quien se ocupe de la protección en los espectáculos deportivos en el País Vasco, informa Europa Press. La Coordinadora Gesto por la Paz ha convocado para hoy 69 concentraciones silenciosas como protesta por el atentado, según informa Efe.Según los indicios, los autores del atentado de ayer son integrantes del comando Vizcaya, que estaba formado por dos grupos, uno dirigido por Carmen Guisasola, detenida el sábado en Las Landas (Francia), y el otro compuesto por Felix Esparza, Juan Carlos Iglesias y José María Omarzabal, apodado Bestia.

El comando Vizcaya fue desarticulado por primera vez en enero de 1986 tras la liberación del ex directivo del Athletic de Bilbao Juan Pedro Guzmán en Basauri.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de noviembre de 1990

Más información

  • Otros dos agentes resultaron heridos de gravedad