Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UEFA aplaza la sanción a Gil por llamar homosexual a Vautrot y le cita

La Comisión de Disciplina de la UEFA (Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol) aplazó ayer hasta el próximo 16 de noviembre la resolución del expediente abierto al presidente del Atlético de Madrid, Jesús Gil, por haber acusado de homosexual al árbitro francés Michel Vautrot, y le ha citado para esa fecha. "El aplazamiento", según un portavoz de la UEFA, "se debe a que la Comisión de Disciplina no tiene aún todos los elementos de juicio sobre este caso".

Dicho portavoz dio a entender que hasta la UEFA había llegado una cinta grabada con las manifestaciones de Jesús Gil a Radio Nacional de España en las que el presidente del Atlético insultaba al árbitro Vautrot, quien la pasada temporada dirigió al equipo madrileño en el partido en el que fue eliminado por el Florentina de la Copa de la UEFA. Otras fuentes de la UEFA llegaron a Insinuar que la cinta con esas declaraciones llegó de forma anónima al máximo organismo del fútbol europeo.

La cinta con la grabación de las declaraciones puede ser la prueba definitiva para la fuerte sanción que se, espera recaiga sobre el presidente del Atlético, e incluso pueden servir de excusa para que la UEFA intente ejemplarizar sancionando al propio club, como ya se ha insinuado con anterioridad, sanciones que no pueden ser recurridas ante ningún otro organismo de rango superior.

La UEFA, a través de su portavoz, rechazó también que las presuntas manifestaciones realizadas por Gil escapen de la competencia de dicho organismo y que deban plantearse ante los tribunales ordinarios de justicia como propugnó José Luis Sierra, abogado de Gil. "Insultar a un arbitro y decir que su actuación influyó en el resultado de un partido entra en las facultades que le corresponden a la comisión de disciplina", señaló el portavoz.

Cuatro partidos a Donato

Por otro lado, la comisión suspendió por cuatro partidos al jugador Donato, expulsado en Timisoara, por doble amonestación. La dureza de la sanción, según la UEFA, es porque "tuvo un mal comportamiento después de haber sido advertido".La posibilidad de que la UEFA sancione también duramente a Gil o al Atlético, ha obligado a Gil a negar sus propias declaraciones en las alegaciones que ha efectuado ante dicho organismo. Gil manifiesta por escrito quejamás insultó al colegiado francés y que una emisora de radio manipuló una cinta magnetofónica con declaraciones suyas sacadas de contexto para difundir unas manifestaciones ofensivas contra Vautrot. Personas del entorno de Gil reconocen que el presidente atlético no muestra el mismo tono desafiante ante la UEFA que ante los organismos deportivos españoles.

La sanción que puede recaer en el caso puede ir desde un año de inhabilitación y una elevada multa al presidente, en el mejor de los supuestos, a una suspensión del equipo en el peor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de octubre de 1990